LAS EMPRESAS FAMILIARES BRITÁNICAS DESCONFÍAN DEL PRIVATE EQUITY COMO FINANCIACIÓN.

   Según un estudio conducido por la Escuela de Negocios de Manchester, las empresas familiares británicas son cinco veces más reticentes utilizar el private equity en su necesidad de financiación que cualquier otra compañía. Aquellas entidades familiares que consideren el private equity como opción válida para desarrollarse, sólo estarían dispuestas a renunciar al 25% del capital.

   El estudio revela que uno de los principales motivos de la antipatía mostrada por los empresarios de compañías familiares hacia el private equity guarda relación con las desinversiones utilizadas por los capitalistas riesgo del tipo, venta a un tercero o la salida a bolsa, que implican la pérdida de parte o todo el control de la empresa.

   Otro estudio dirigido por el Instituto de Ciencia y Tecnología de Manchester llegó a similares conclusiones, añadiendo que incluso aquellas empresas familiares con problemas de sucesión y deseos de vender no confían en la alternativa del private equity como salida.