LA BIOTECNOLOGÍA EN ESPAÑA NO ARRANCA.

No cabe duda de la importancia que está ganando el sector de la Biotecnología en las principales economías del mundo, mientras que en España el sector parece que apuesta por el quiero y no puedo.

Según los datos recopilados por Webcapitalriesgo, la inversión destinada a Biotecnología por el conjunto de Entidades de Capital Riesgo (ECR) que operan en España ascendió a 5,4 millones de euros, frente a los 5,6 millones de euros registrados en 2003. En ambos años participaron nueve ECR.

El pasado año se realizaron 17 operaciones, frente a las 15 registradas en 2003, aunque, si se excluyen las ampliaciones en antiguas participadas y coinversiones, tan solo se habrían contabilizado seis nuevas inversiones en empresas, cifra muy pequeña en comparación a las que se registran países como EE.UU, Alemania, Francia, Canadá o Reino Unido.

Según Jorge Barrero, consultor senior de Vitalia Consulting, el tamaño medio de las biotecnológicas españolas, con plantillas inferiores a los 20 trabajadores, es inferior al de compañías del Reino Unido o Alemania. El sector debería someterse a una etapa de consolidación con el fin de que las empresas ganasen masa crítica y aprovechasen economías de escala.

Otro de los problemas que aprecia Barrero para un mejor desarrollo del sector es la escasa cooperación entre biotecnológicas españolas y extranjeras. Casos como el de las farmacéuticas Esteve, Ferrer o Almirall-Prodesfarma o la compañía Integromix, que tienen alianzas con biotecnológicas estadounidenses son la excepción.