SE CREARÁN DOS NUEVOS CENTROS DE NANOTECNOLOGÍA EN OVIEDO Y SEVILLA.

La nanotecnología, ciencia que estudia la manipulación molecular de las materias, continúa avanzando con paso firme para convertirse en la nueva revolución tecnológica. Aparecerán nuevos materiales más ligeros y resistentes que cambiarán las industrias aeronáutica, construcción, automoción, medicina, etc..

El presupuesto destinado a esta ciencia por el gobierno estadounidense en 2002 ascendió a 465 millones de dólares, previendo ampliarlo hasta 575 millones en 2003. En la UE se destinarán 1.300 millones de euros entre 2002 y 2006. Según la Nacional Sciencie Foundation el mercado nanotecnológico moverá 1,10 billones de euros en 2015.

En España, esta disciplina todavía se encuentra en sus primeras fases de desarrollo, con un volumen de inversión escaso y difícilmente cuantificable. Se conoce la existencia de más de 100 equipos científicos trabajando sobre la materia, en su mayoría desde la Universidad y aproximadamente un 7% desde el ámbito privado. Todos se encuentran agrupados entorno a la Red Española de Nanotecnología (Nanospain).

En 2004 verán la luz dos nuevos centros relacionados con esta materia. El primero de ellos es un laboratorio que estará ubicado en la Universidad de Oviedo para dar cobijo a 18 equipos de investigación. Contará con un presupuesto inicial de 700.000 euros procedentes de fondos estructurales de la UE.

En el segundo centro, que se encuentra en construcción en el Parque Tecnológico de Sevilla Cartuja 93, se fabricarán prototipos de nanomáquinas que serán utilizadas en medicina; concretamente, en cardiología, radiografía y oftalmología. Esta iniciativa ha sido promovida por cuatro empresas sevillanas (Cardiplus, Córneo Retina, Cerco y Centro de Especialidades Oftalmológicas) que prevén invertir cerca de 15 millones de euros. Además, el centro colaborará con otros centros especializados en nanotecnología relacionada con la construcción, electrónica o cosmética.