SE ABRE LA VEDA POR TPI.

Telefónica ha decidido desprenderse de su filial de páginas amarillas Telefónica Publicidad e Información (TPI), al no considerarla como un activo estratégico. Desde hace casi dos años se apuntaba a TPI como una compañía susceptible de ser adquirida por alguna entidad de capital riesgo. Su capacidad para generar flujos de caja estables y su relativamente bajo nivel de endeudamiento la erigían como una empresa muy atractiva. La venta de TPI reduciría la deuda contraida por Telefónica en alguna de sus últimas adquisiciones, como la operadora O2.

Telefónica ha contratado al banco de inversión BNP Paribas para que organice el proceso de venta de TPI.

Según fuentes financieras Apax Partners habría lanzado una oferta por el 60% del capital de TPI por un importe de unos 2.200 millones de euros, lo que elevaría el valor del 100% hasta los 3.650 millones. Este valor estaría muy por encima de la cotización actual en bolsa e implicaría pagar casi 15 veces su beneficio operativo. Para conseguir su objetivo, Apax ha contratado a Credit Suisse para que le asesore y le financie en su oferta. El banco de inversión está presidido por Fernando Abril-Martorell, que fuera presidente de TPI desde diciembre de 1998 hasta su renuncia en junio de 2000, habiendo llevado a cabo la exitosa salida a Bolsa de la compañía en 1999.

Otros potenciales interesados en adquirir TPI serían Carlyle, Permira, CVC, JP Morgan Partners, Candover, BC Partners, Blackstone y KKR. También France Telecom SA podría estar preparando una oferta por la empresa de directorios y publicidad.

La facturación de Grupo TPI en 2005 ascendió a 654 millones de euros, con un ebitda de 190,59 millones de euros.