07/12/2011

BRUSELAS PROPONE LA CREACIÓN DE UN PASAPORTE PARA QUE LOS FONDOS DE CAPITAL RIESGO INVIERTAN MÁS EN PYMES.
 
La Comisión Europea ha propuesto la creación de un "pasaporte" que facilite la circulación por toda la UE de los fondos de capital riesgo (European Venture Capital Funds), sin tener que ajustarse a la legislación de cada Estado miembro, con el objetivo de lograr que inviertan más en pequeñas y medianas empresas y facilitar así su acceso a financiación. 

En la actualidad, el fondo medio de capital riesgo en Europa, que ofrece financiación a las empresas en una fase inicial (venture capital), dispone de recursos por importe de unos €60 millones, frente a €130 millones de media que tendrían de los que oprean en EEUU. Entre 1999 y 2005, los fondos de capital riesgo estadounidenses invirtieron en promedio €4 millones en cada empresa, el doble que lo que movilizaron los de la UE. 

Para corregir la situación, Bruselas ha propuesto un código normativo único y homogéneo que regulará la comercialización de fondos bajo la denominación de fondo europeo de capital riesgo. El plan establece además un planteamiento uniforme en relación con las categorías de inversores que podrán aportar capital a un fondo europeo de capital riesgo. 

El reglamento ofrecerá a todos los gestores de fondos de capital riesgo que cumplan estos requisitos un pasaporte europeo de comercialización, que les permitirá llegar a los inversores de toda la UE sin tener que satisfacer requisitos diferentes en cada Estado miembro. 

Además de las medidas presentadas la pasada semana, que incluyen nuevas garantías financieras por valor de €1.400 millones para las pymes del presupuesto comunitario durante el periodo 2014-2020, el Banco Europeo de Inversiones mantendrá su actividad de préstamo a las PYME a un ritmo sostenido, próximo al nivel de €10.000 millones registrado en 2011, según ha destacado el Ejecutivo comunitario. 

La Comisión ha propuesto además crear el distintivo fondo europeo de inversión social (European Social Entrepreneurship Funds) para fomentar la inversión en las empresas sociales, que representan el 10% del total y que se definen como aquellas que ejercen un impacto social positivo y cuyos objetivos empresariales no se limitan a maximizar los beneficios.