BUENOS AUGURIOS PARA EL SECTOR TECNOLÓGICO.

Ciertas voces se han alzado para adelantar un cambio de ciclo económico. Las positivas recomendaciones efectuadas por Goldman Sachs, Merrill Lynch, Credit Suisse First Boston, entre otras firmas de peso, a varios sectores tecnológicos; las mejores perspectivas de ventas y beneficios de empresas como Cisco Systems, de Advanced Micro Systems o Intel; y las revalorizaciones que rondan el 40% en lo que va de año de empresas tecnológicas pertenecientes a sectores como los semiconductores, los editores de software o los fabricantes de equipos de telecomunicaciones, han dado pie al optimismo.

Además, el mercado ha recibido esperanzado la buena cifra de ventas de julio en el sector de los semiconductores, materia prima de la industria tecnológica y, por lo tanto, un indicador adelantado de cómo se van a comportar los mercados que dependen de ellos. Otras fuentes menos optimistas esperan una mejora sustancial de los beneficios de este tipo de empresas en los últimos dos trimestres del año.

Las subidas de los valores en Bolsa y las mejores perspectivas de los grandes proveedores tecnológicos no tendrán mucho valor hasta que los indicadores macroeconómicos no se muestren verdaderamente sólidos. El notable crecimiento del PIB en EE.UU en el segundo trimestre se contrapone con la débil situación del empleo, que todavía no refleja la absorción del exceso de capacidad productiva de las empresas. Asimismo, las grandes economías europeas siguen muy débiles.

En España, según un estudio efectuado por la revista Computerworld, las tecnologías de la información alcanzarán un volumen de 35.800 millones de euros este año, lo que supone un crecimiento del 3,4% en comparación con 2002. La revista afirma que el mercado de telecomunicaciones será el más beneficiado, con un montante cercano a los 24.000 millones de euros.