5º ENCUENTRO FIRST TUESDAY EN BARCELONA.

Hoy martes 9 de enero de 2007 a las 19:30 horas se celebra el quinto encuentro entre emprendedores y capital de riesgo en la ciudad de Barcelona, en el Carpe Diem Lounge Club, en el Paseo Marítimo de Barcelona.

El evento contará con la presencia como ponente con Patrick Raibaut, co-fundador de la entidad de capital riesgo Debaeque Venture Capital especializada en la inversión en empresas de base tecnológica. Debaeque cuenta en su cartera de participadas con las empresas LemonQuest, Mystrands, NTR, Oryzon Genomics, Southwing y Hotel Interactive Systems (HITS).

Raibaut cuenta con el punto de vista como emprendedor, ya emprendió negocios en Internet, y como inversor, a través de Debaeque. El ejecutivo aportará su experiencia en los sectores de medios de comunicación, telecomunicaciones y ciencias de la vida.

First Tuesday España celebra reuniones el primer martes de cada mes. Estos encuentros se han retomado de la mano de Carlos Blanco (Consejero Delegado de Grupo ItNet) y de Amaia Helguera (socia cofundadora de First Tuesday) desde que anunciaran la adquisición de los derechos de First Tuesday en España. El objetivo es poner en contacto a inversores y emprendedores del sector de las Nuevas Tecnologías. Así, este evento está abierto tanto a emprendedores en búsqueda de financiación, como a «business angels», entidades de capital riesgo o empresas interesadas en invertir en negocios con altas probabilidades de crecimiento como son los basados en Internet, medios de comunicación o Nuevas Tecnologías.

La idea original de First Tuesday nació en Londres en 1998 y llegó a funcionar en 18 países como Sudáfrica, Irlanda, Alemania y Suiza, entre otros, llegando a contar con más de 41.000 miembros activos en todo el mundo.

En una artículo publicado por el diario el País, el propio Raibaut destacó en las empresas susceptibles de recibir financiación de entidades de capital riesgo, el emprendedor tendrá que demostrar que es abierto de mente, que «el negocio es exportable, que ha sido viable en su mercado natural, y que puede crecer muy rápido. Además «debe tener una ambición sana y estar dispuesto a escuchar». Para Christopher Pommerening, del fondo de capital riesgo Active Capital Partners (ACP), hace seis años, «la mayoría de empresas de Internet que empezaban no tenían una visión clara de su modelo de negocio, y faltaba el objetivo de facturar o ganar dinero algún día». En la actualidad ese es un aspecto clave y los inversores vuelven a preguntar al emprendedor cómo pretende hacer dinero.

Pommerening considera que en el último año se ven más proyectos que en los últimos tres o cuatro años, durante los que no se han hecho muchas inversiones. «Las compañías de base tecnológica, entre las que se encuentran las de Internet, viven una nueva fase que atrae a inversores especializados», afirma Raibaut, pero ahora está mucho más clara «la necesidad de un modelo de negocio viable». Hay que cumplir ciertas condiciones para conseguir el dinero necesario para crecer y, a veces, estar dispuesto a realizar algún sacrificio. Pommerening valora positivamente que los emprendedores recurran a otras fuentes de financiación, públicas y privadas y que consiga implicar en el proyecto a algún business angel. Un requisito primoldial para Pommerening y Raibaut es comprometer económicamente al emprendedor, para que se dedique en cuerpo y alma al proyecto. La ambición también es un punto a tener en cuenta. Raibaut recomienda al emprendedor que se pregunte si «quiere ser el rey de su empresa o convertirse en un hombre rico».