ENCUENTRO DE BUSINESS ANGELS Y BIOTECNOLOGÍA ORGANIZADO POR EL IESE.

El pasado jueves 9 de junio tuvo lugar en las instalaciones de la escuela de negocios del IESE en Madrid un foro que acercó a la biotecnología y a los inversores privados o business angels, dos ámbitos que se encuentran en plena evolución y que deben suponer un apoyo muy importante para la economía española. En este sentido, debe indicarse que todavía existen muy pocos inversores privados que se encuentren cómodos invirtiendo en biotecnología, como tampoco los bioemprendedores estén familiarizados con el papel y forma de trabajar de los business angels.

En el evento participó activamente Genoma España, que es una institución que apadrina empresas biotecnológicas, las ayuda a preparar sus planes de negocio y coinvierte entre 3 y 4 millones de euros en los proyectos más interesantes. Para ello, escucha activamente las necesidades que puedan llevarse al mercado de sectores como el agroalimentario o el relacionado con las ciencias de la vida, y coinvierten en las compañías que pueden lograr ese reto. Aquí no finaliza el apoyo de esta entidad, sino que realiza un seguimiento tecnológico-económico-estratégico de la participada los dos años siguientes a la inversión e inicia la búsqueda de socios potenciales interesados en licenciar los productos resultantes de la investigación o en comprarlos.

La cartera tecnológica de Genoma España se compone de 7 inversiones en empresas que desarrollan aplicaciones para combatir enfermedades cardiovasculares, cáncer, VIH, Alzheimer, etc. Una parte muy importante para Genoma España es la ayuda a la obtención de patentes de calidad.

Como novedad, el foro contó con la presencia de Carlos Cuervo-Arango Martínez, que compartió sus experiencias de inversión en el sector. El inversor destacó que antes de la participación en cualquier proyecto debe valorarse el estatus tecnológico, la capacidad de los científicos y la necesidad de entender el proyecto para poder contrastarlo con la gran cantidad de información existente. Una vez que se invierte, el reto del inversor es mantener con firmeza el proyecto empresarial y controlar las posibles desviaciones científicas que siempre surjen.

En el foro se presentaron tres proyectos empresariales: PlantBioProducts, que se dedica a la conversión de biomasa celulósica en bioalcohol para facilitar el aprovechamiento de nuevas fuentes de energía renovables; Lipofharma, que está especializada en el desarrollo de moléculas para la terapia lipídica en humanos; Mellitus, que es una spin-off que desarrolla nuevos fármacos y dianas terapéuticas metabólicas, para combatir la obesidad o la diabetes.

El encuentro finalizó con la opinión de los expertos en relación con la falta de interés de las compañías farmacéuticas por productos que no se encuentren en fases muy cercanas a los ensayos con humanos o incluso superen esta fase. La mayor necesidad financiera de las empresas biotecnológicas se produce en fases mucho más tempranas, por lo que este vacío debería ser cubierto con financiación de business angels y también de la Administración Pública.