LOS BUY-OUT EN EL REINO UNIDO RETRASAN SU SALIDA EN 2003.

Según el Centro de Investigación de Management Buy-out (CMBOR) el mercado británico de buy-out acumula capitales por importe de 37 millones de libras de operaciones que no han sido desinvertidas. 11 millones de libras se correspondieron con operaciones cerradas antes de 2000.

Si bien, el plazo lógico para hacer líquido un buy-out oscila entre 3 y 5 años, en 2003 el período medio se aproximó a los 6 años. Las mayores dificultades existentes actualmente para encontrar compradores o el todavía poco receptivo mercado de valores explican este hecho.

Por el contrario, los inversores de capital riesgo han encontrado en el mercado de secondary buy-out una alternativa para desinvertir sus participadas. En 2002, las transacciones por esta vía totalizaron 4.400 millones de libras mientras en 2001 este importe fue de 1.000 millones de libras.