OPERACIÓN AUNA: BLACKSTONE CAMBIA DE CONSORCIO Y CINVEN OCUPA SU LUGAR.

La entidad de capital riesgo Blackstone ha abandonado el consorcio que formaba con Apax Partners y CVC Capital Partners y se ha pasado a la acera de enfrente, donde ha sido bien recibido por Providence, Carlyle y Permira. Su lugar ha sido ocupado por la firma británica Cinven, que se adhiere a la oferta por valor de 12.000 millones de euros inicialmente presentada.

A finales de mayo se espera que el consorcio formado por Providence-Carlyle-Permira-Blackstone presente su oferta a Merril Lynch, firma de inversión encargada de ordenar el proceso. Una tercera oferta por valor de unos 12.350 millones de euros fue presentada por Kolhberg Kravis Roberts (KKR), Goldman Sachs y BC Partners. Por otra parte, el cableoperador ONO mantiene su interés, apoyado por Providence y Carlyle, por comprar la filial del negocio fijo de Auna (Auna Telecomunicaciones) por 2.600 millones de euros.

Entre los operadores industriales interesados en la operación, Temex, filial de telefonía móvil mexicana propiedad de Carlos Slim, parece haber perdido interés por Amena y estudia entrar a competir en España a través de la adquisición de Xfera o presentarse al concurso convocado por el Gobierno por la licencia de GSM dejada por Moviline.

El precio final que barajan algunos analistas se sitúa entorno a 12.600 millones de euros, lo que la convertiría en la mayor operación apalancada llevada a cabo en Europa. Este importe supone pagar por Auna nueve veces su ebitda del próximo año.

El consocio de capital riesgo o grupo industrial que compre el grupo Auna se beneficiará de los créditos fiscales por valor de 1.386 millones de euros que tiene la operadora de telecomunicaciones. De este importe, 1.201,6 millones se corresponden con bases imponibles negativas pendientes de compensar y 184,6 millones son deducciones activadas e impuesto sobre beneficios anticipado.