ARCELORMITTAL CREA UN FONDO PARA TECNOLOGÍAS LIMPIAS E INVIERTE $20 MILLONES EN MIASOLÉ.

ArcelorMittal informó a la CMNV la creación de un nuevo fondo de capital riesgo para ayudar a financiar la innovación en el desarrollo de tecnologías limpias, con una inversión inicial de 12,6 millones de euros (20 millones de dólares). ArcelorMittal trabajará con importantes sociedades de capital riesgo, entre las que se encuentran Bessemer Venture Partners, Khosla Ventures, y Kleiner Perkins Caufield & Byers. En particular, el fondo se centrará en proyectos que resulten pertinentes para la industria siderúrgica y sus clientes.

El Fondo efectuó su primera inversión de 20 millones de dólares (USD) en Miasolé, una sociedad radicada en California y pionera en el desarrollo de paneles solares de película fina que ofrecen una gran versatilidad. Miasolé fabrica nuevos productos de energía solar que utilizan una menor cantidad de material semiconductor que los actuales módulos de silicio basados en tecnologías anteriores y presentan una eficiencia en laboratorio superior a la de cualquier otro producto solar de película fina. Esta tecnología conlleva una sustancial reducción del coste instalado de sistemas fotovoltaicos y permitirá la utilización de la energía renovable obtenida del sol como alternativa al uso de combustibles fósiles generadores de emisiones de dióxido de carbono.

La Sociedad anunció, asimismo, que ha creado un nuevo fondo de carbono con el fin de introducirse de forma estratégica en el mercado de derechos de emisión de dióxido de carbono y potenciar soluciones ecológicas que resulten pertinentes para la industria siderúrgica. El fondo, que conlleva un compromiso de inversión inicial de 100 millones de euros (157 millones de dólares (USD)), está actualmente analizando oportunidades de inversión en tecnologías vinculadas a las energías renovables, la eficiencia energética, la captura de metano y la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, que ofrecen, todas ellas, el potencial de generar créditos de emisiones de dióxido de carbono de acuerdo con lo establecido en el Protocolo de Kyoto.