12/01/2010
Nota de prensa

EL CAPITAL RIESGO ENCUENTRA SU SOPORTE EN LA ACTIVIDAD DEL AÑO 2004.

Las dificultades que atraviesan las entidades financieras han limitado su capacidad para complementar a las entidades de capital riesgo en operaciones apalancadas de cierto tamaño. Esto ha provocado que el volumen de inversión estimado en 2009 se redujese en un 45,6% en el último año, hasta €1.668,6 millones, según los datos recopilados por Webcapitalriesgo.com en colaboración con ASCRI.

El periodo 2005-2007, en el que se originaron las mayores operaciones de la historia y marcó una inercia en el primer semestre de 2008, finalizó con la corrección vivida en 2009. El análisis de la actividad inversora desarrollada augura haber alcanzado un mínimo que devuelve al sector tan sólo al inicio del periodo de fuerte crecimiento, consolidando el salto en dimensión sobre la década anterior. Sin embargo, mientras no se recupere el acceso a endeudamiento más abundante no cabe esperar un regreso rápido a las cifras de 2007, moviéndose las expectativas en torno al volumen alcanzado en 2004 (€2.032,8 millones).

Un aspecto muy positivo fue el elevado número de operaciones contabilizado, 898, cayendo solamente un 7,8% desde el máximo registrado en 2008 (974). También debe destacarse que el número de operaciones nuevas ascendió a 503, reduciéndose un 5% con respecto al año precedente. Las ampliaciones de inversiones anteriores experimentaron un retroceso del 11% hasta 395.

Tres de cada cuatro operaciones fueron iguales o inferiores al millón de euros (697), con la extraordinaria contribución de los operadores públicos CDTI, ENISA e Invercaria.

Con respecto a las operaciones de middle market, 39 se clasificaron entre los 10 y 100 millones de euros, frente a las 48 y 60 registradas en 2008 y 2007, respectivamente, y a las 36 realizadas en 2004. La menor financiación disponible se refleja, sobre todo, en que tan solo una operación llegara o superara los €100 millones, mientras que en los años 2008, 2007 y 2004 se contabilizaron 7, 11 y 3. Esta es la verdadera causa de la caída del volumen invertido, aunque también señaliza que no cabe esperar valores inferiores para el sector en su conjunto.

En la segunda mitad del año destacaron operaciones como la compra compra del 50% de Port Aventura Entertainment; la participación minoritaria de Cajastur Capital en la compañía de infraestructuras excluida de bolsa, Itínere; o la ampliación de capital de CVC, PAI y Permira en una sociedad vehículo de Cortefiel, creada para reestructurar la deuda del grupo. En el primer semestre sobresalió la adquisición del grupo portugués de medicamentos genéricos Generis por parte de Magnum Industrial Partners, o la entrada de Madrigal Participaciones en el grupo de alimentación Siro

Según la fase de desarrollo de la empresa participada, el 52% del volumen invertido en 2009 fue a parar a empresas en expansión, seguido del 31% relacionado con operaciones apalancadas, del 6,5% en operaciones en empresas en etapas iniciales y el mismo porcentaje para operaciones de sustitución de accionistas. Atendiendo al número de operaciones, predominó la expansión de empresas (68%), seguido de la financiación de empresas en etapas iniciales (27,5%). Los 21 buyouts registrados, que representan sólo un 2,3% del total, quedan por debajo de los 27 contabilizados en 2008 y se alejan de los 53 llevados a cabo en 2007.

Atendiendo a la clasificación sectorial destacó el 19,2% del volumen invertido en compañías de la categoría Productos de Consumo por la influencia de operaciones como Siro (Madrigal), Hofmann (Ibersuizas-Realza Capital) o Palacios (Proa Capital-Talde). Le siguió el 14,6% invertido en el segmento Medicina/Salud, con operaciones sobresalientes como Generis (Magnum) o Grupo Sar(Palamon-G Square). Desde la perspectiva del número de operaciones, destacó el 21,9% registrado por el sector Informática, el 10,1% del sector Productos y Servicios Industriales y el 10% relacionado con las empresas de Biotecnología/Ingeniería genética. 

Atracción de nuevos fondos

La captación de fondos se estimó en €1.173 millones en 2009, lo que supone una caída del 56% con respecto a los capitales atraídos en 2008. Esta cifra se aleja enormemente de los volúmenes alcanzados en el periodo 2005-2007. La crisis financiera ha mermado la confianza de los inversores, complicando la tarea de las entidades de capital riesgo.

Sin embargo, debe recordarse que la actividad de captación de fondos en esta actividad tiene un horizonte temporal largo ya que la inversión de los recursos de un fondo nuevo lleva entre 3 y 5 años. Por ello, dadas las abultadas cantidades de fondos captados en 2005, 2006, 2007 e, incluso, en 2008, los capitales disponibles para invertir se estiman en €4.688 millones, sólo computando a los operadores nacionales.

Como referencias dignas de mención, en el último trimestre de 2009 se produjeron anuncios de primeros cierres de fondos nacionales, como es el caso de los nuevos vehículos de Nazca Capital (€116 millones) o Nauta Capital, o la ampliación de capital de Dinamia (€40 millones), lo que supone un soplo de aire fresco al sector.

Desinversiones

No puede decirse que en el pasado año se prodigaran las desinversiones y, menos aún, que fueran especialmente rentables. En estos momentos, en los que las valoraciones de las compañías han caído, las entidades de capital riesgo esperan un mejor momento para vender sus participadas. Entre las operaciones anunciadas podría mencionarse la venta de la participación de Corsabe en Ovelar a la también firma de capital riesgo Tandem Capital, o el traspaso de Mercapital y Dinamia en Ydilo a Espiga Capital. El volumen de las desinversiones, a precio de coste, ascendió a €858 millones, que supone un aumento del 11,5% con respecto al año 2008. Sin embargo, el número de desinversiones experimentó una caída del 11,5% en el último año, desde 370 hasta 270.

El 51% del volumen desinvertido estuvo relacionado con el reconocimiento de minusvalías, en gran medida afectadas por las dificultades para la refinanciación de la deuda en algunas operaciones. Un 28% del volumen desinvertido se asoció a la venta a terceros.

Desde la perspectiva del número de operaciones de desinversión, el 38% fue reembolsos de préstamos, frente al 20% de recompras de accionistas o el 12% de ventas a terceros. Durante 2009 se contabilizaron 30 liquidaciones de participaciones, que representan un 11%, frente a las 60 (16%) registradas en 2008.

Perspectivas para 2010

El año 2010 puede comenzar con fuerza si se terminan de confirmar la compra del 25% de Grupo Santillana por parte de DLJ South American Partners, y la ampliación de capital prevista en ONO, por un amplio grupo de operadores de capital riesgo. Ambas operaciones no llegaron a cerrarse dentro del último mes de 2009. 

De igual modo, son positivas las operaciones que se han ido cerrando en Reino Unido y en otros países europeos. Aunque quedan lejos de las grandes operaciones acometidas entre 2005-2007, indican una reactivación de operaciones apalancadas superiores a €1.000 millones.

Sin embargo, la confianza en haber alcanzado un mínimo no debe llevar a un optimismo con respecto a un rápido crecimiento de la actividad a corto plazo, al menos hasta que no mejore la disponibilidad de deuda. En este sentido, es razonable pensar que se pueda superar la referencia de €2.000 millones de 2004.

Los anuncios de salidas a Bolsa, tanto en el mercado continuo como en Mercado Alternativo Bursátil (MAB) están animando al sector, mientras que en el apartado de captación de fondos se espera una evolución similar a la del año 2009. A medida que se reduzca la cifra de recursos pendientes de inversión aumentará la predisposición para que se capten nuevos recursos.