GLOBAL ENTREPRENEURSHIP MONITOR 2003.

Según confirma la última edición del Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM), la creación de empresas en España aumentó un 47,5% en 2003 debido, entre otros factores, a la estabilidad y al crecimiento económico nacional,. Este informe compara el nivel de creación empresarial en 31 países, y ofrece una radiografía del emprendedor, con sus motivaciones, retos, demandas y necesidades. El Informe GEM 2003 ha sido elaborado en España por expertos del Departamento de Creación de Empresas del Instituto de Empresa, con el patrocinio de Najeti; y ha sido coordinado por London Business School y Babson College a nivel internacional.

En España se contabilizaron 1,7millones de emprendedores, lo que supone un incremento de medio millón con respecto al año anterior, situándose en una posición intermedia de los 31 países analizados por el Informe GEM. Dentro de la UE, Alemania y Suecia se recuperan más lentamente, mientras que Francia, Italia, Holanda, Irlanda y Dinamarca siguen a la baja sin signos de recuperación.

De este modo, España cuenta con un índice total de actividad emprendedora (TEA) del 6,77%, entendido como porcentaje de la población involucrada en la creación empresarial. Esta cifra es similar a la de países como Reino Unido, Finlandia y Dinamarca, mientras que es inferior a la de Alemania, Bélgica, Holanda, Irlanda o Italia.

Según el informe, las nuevas empresas generan un 3,8% del empleo actual en España, una cifra similar al del resto de países de la UE. El problema, aseguran los expertos, no es tanto de creación de empresas como de crecimiento de las nuevas. Y en cuanto al número de empleados, este estudio indica que el 79% de las empresas españolas cuenta con 2 o menos de dos empleados en plantilla.

La inversión informal sigue siendo clave para financiar nuevas empresas. La cantidad invertida de manera informal en nuevos negocios es 100 veces superior a la cantidad invertida por las compañías de capital riesgo. A su vez, el informe asegura que la inversión informal proveniente de business angels en la población española se recuperó en un 11,2%. Este tipo de ayuda sigue siendo muy importante para las pymes españolas, subrayan los autores del informe, a falta de un mayor desarrollo del capital riesgo y de la inversión de business angels.

El proyecto GEM en España ha realizado por primera vez un estudio de la creación empresarial por Comunidades Autónomas. Así, en esta primera edición han participado en el informe Andalucía, Cataluña y Extremadura. Y en la próxima edición se incorporarán Castilla y León, Comunidad Valenciana y Madrid. De este análisis regional se desprende que Cataluña es la región más aventajada de las tres analizadas, apoya más al emprendedor y está más preparada para emprender y dirigir empresas. Por el contrario, Cataluña es la región con menor participación femenina en la actividad emprendedora, quedando notablemente por debajo de la media española, mientras que Extremadura supera ampliamente dicha media.

Por otra parte, Extremadura cuenta con un elevado nivel de actividad emprendedora, equiparable al de Cataluña, y es donde mayor reconocimiento existe a la hora de emprender como una buena elección profesional. En el caso de Andalucía, los autores del informe señalan que presenta un menor grado de actividad emprendedora y que se perciben menos oportunidades de negocio. Andalucía registra una mayor creación empresarial en los sectores extractivos y orientados al consumo, mientras que Cataluña se decanta más por los sectores industriales y de servicios. En general, las regiones tienden a la convergencia a medida que mejoran las infraestructuras y los servicios, así como la formación.

El informe analiza los sectores en los que la iniciativa empresarial y el carácter emprendedor es mayor, y concluye que el 40% de los nuevos empresarios opera en los sectores orientados al consumidor y a la transformación mientras que el resto se decanta por el sector comercial. A su vez, se aprecia una notable subida en los sectores de intermediación financiera, consultoría e inmobiliario.

El perfil del emprendedor español está cambiando ya que la edad media ha disminuido, especialmente en las mujeres. En cuanto a géneros, el número de emprendedores masculino sigue duplicando al femenino. El hombre emprendedor sigue siendo mayoría aunque se aprecia un ligero avance en el número de mujeres emprendedoras alcanzando un incremento del orden de un 47,5% y 58%. El ratio de mujeres emprendedoras en España es el doble que en Irlanda, pero la mitad que el de países como China, Francia o Italia. Según el Informe a medio plazo en España debería existir una mujer por cada dos hombres emprendedores.

Por categorías, el porcentaje de empresas nacientes es el que proporciona la mayor firmeza a la recuperación, ya que pasa de 2,24% en 2002 al 4,29% este año, mientras que el de nuevas empresas o start-up ha disminuido, de un 2,54% en 2002 a un 2,46%.

El Informe GEM señala que la creación empresarial española se situará en una media del 7% si las condiciones económicas y políticas lo permiten. Sin embargo, esa cifra puede ser superior si cambia la mentalidad de la sociedad española, de tal modo que se favorezca y apoye a los empresarios; y si se cuenta con un mayor apoyo institucional al crecimiento, expansión, innovación y diversificación de las empresas ya consolidadas, según afirman los autores del estudio.

El informe indica, además, que es necesario seguir promoviendo la creación empresarial, y entre sus recomendaciones figuran la necesidad de incrementar la inversión en I+D y mejorar la transferencia tecnológica; facilitar el acceso de los nuevos empresarios a servicios de consultoría, gestoría y asesoramiento en general, cuyos costes dificultan su utilización en la actualidad.