DESARROLLO DEL MERCADO DE SECONDARY BUY-OUT EN EE.UU.

Las compraventa de participadas entre entidades de capital riesgo, denominado secondary buy-out, se está convirtiendo en una alternativa viable de desinversión para los operadores. Este tipo de transacciones han ganado peso en los últimos años en EE.UU pasando de los 1.500 millones de dólares en 1998 a superar los 6.000 millones de dólares en 2003. En este período se ha observado que el plazo deseado por el inversor (limited partners) para vender se redujo desde los más de 7 años en 1998 hasta los 4 años en la primera mitad de 2003.

El ingente volumen de recursos atraídos por la industria desde mediados de los años noventa y la recesión vivida por el sector tras la ruptura de la burbuja tecnológica en 2000 dificultó las desinversiones válidas a la vez que volvió a inversores más selectivos en el proceso de aportación de nuevos recursos al sector.

Los principales factores que han favorecido el desarrollo del mercado de secondary buy-out en EE.UU han sido la ralentización de la distribución de los fondos de capital riesgo y buy-outs en los últimos años; el deseo de los inversores de participar más activamente en carteras más flexibles; la mayor realización de fusiones y adquisiciones y la implicación de inversores institucionales y corporativos y; el cambio en las necesidades de los inversores particulares.

Entre las ventajas que puede ofrecer este tipo de operaciones a los potenciales compradores son unos retornos todavía atractivos y sobre todo adquisiciones estratégicas para complementar la cartera, mayor transparencia y madurez de las participadas.