DESCARGUE LA VIII EDICIÓN DEL BARÓMETRO DE CAPITAL RIESGO. PREVISIONES PARA EL INICIO DE 2008.

El sentir de los ejecutivos de firmas de entidades de capital riesgo y de bancos financiadores ante la influencia de la crisis es que la actividad se ralentizará en los próximos meses, especialmente en lo que se refiere a operaciones de gran tamaño. El 66,4% de los directivos de entidades de capital riesgo parece anticipar un empeoramiento de la economía a corto plazo. Esta es una de las conclusiones extraídas de la VIII edición del Barómetro de capital riesgo, realizado por Deloitte en colaboración con José Martí Pellón, profesor de la Universidad Complutense de Madrid.

Las expectativas de los directivos ante la posibilidad de cerrar nuevas operaciones a corto plazo han disminuido en relación con las dos últimas ediciones del Barómetro. El 47% de los encuestados opina que el número de operaciones aumentará con respecto al año pasado. Este porcentaje fue del 58% en primavera de 2007 y del 65% en otoño de 2006. Además, el 44% de los directivos de empresas de capital riesgo españolas han identificado a las firmas de Corporate finance como las principales generadoras de las nuevas oportunidades de inversión a corto plazo.

De cara a los próximos seis meses, un 49% piensa que el valor de las inversiones aumentará y un 46% espera que se mantenga. Los profesionales del sector reconocen que las facilidades existidas en la financiación de operaciones han podido influir en los precios que se han pagado por ellas, especialmente en las subastas. El 59% de los directivos espera que se produzca una reducción de múltiplos a pagar en las nuevas inversiones, cuando hace seis meses el porcentaje era del 9%.

La percepción de los directivos sobre el proceso de captación de nuevos recursos es también negativa, pues un 59% prevé un panorama difícil en este sentido. Como contrapeso a estas previsiones, también deben ponerse de manifiesto aspectos positivos, como la creciente actividad de los fondos de fondos y la eliminación de determinadas barreras legales a la inversión a través de instrumentos de Private Equity a los fondos de pensiones y compañías de seguros.

Desde el año 2000 se ha vivido un impulso de la actividad de capital riesgo en España, se ha más que duplicado el número de firmas de inversión, pero parece que el flujo de entrada de nuevos operadores puede estar frenándose: sólo algo menos de una tercera parte de los directivos encuestados piensa que habrá un incremento de firmas de inversión a corto plazo.

Si se atiende al origen de las transacciones, el 52% de los directivos cree que las empresas familiares o controladas por particulares son las principales generadoras de operaciones.

En cuanto a los mecanismos de desinversión, el 47% de los directivos elige la venta a terceros, mientras que la recompra de participaciones por accionistas originales alcanzó el 31%. La venta entre entidades de capital riesgo o secondary buyout es el mecanismo elegido como principal por el 20% de los directivos.

Puede descargar el documento completo pinchando AQUÍ.