15/06/2010
Nota de prensa

INVERSORES INSTITUCIONALES EN CAPITAL RIESGO PLANEAN GRANDES CAMBIOS EN SUS INVERSIONES.

• La mitad de los inversores institucionales registra una rentabilidad histórica en sus carteras de capital riesgo por debajo del 11%
• Dos quintas partes de los inversores institucionales en EE.UU. reducirán su lista de gestoras en los próximos dos años
• Los inversores institucionales, especialmente los europeos, planean un gran aumento de su exposición a la región de Asia-Pacífico
• Los inversores piensan que los gobiernos deberían evitar crear o invertir en fondos de capital riesgo

Los inversores institucionales están realizando grandes cambios en sus carteras de capital riesgo en respuesta a la nueva realidad económica y a la drástica caída de la rentabilidad global de esta clase de activo, según la última edición del Barómetro Internacional del Capital Riesgo de Coller Capital.

La proporción de inversores que han obtenido una rentabilidad histórica por debajo del 11% en sus carteras de capital riesgo ha aumentado al 51% (de un 22% en 2008 y un 29% en 2009).

A pesar de este descenso de la rentabilidad, los inversores no han perdido la fe en esta clase de activo. La proporción de inversores que planean aumentar su porcentaje de activos destinados al capital riesgo el próximo año es mayor que la de los que planean reducirlo (un 20% frente a un 13%). Esto invierte la situación del pasado verano, cuando por primera vez existía una mayor proporción de inversores institucionales que planeaban reducir su asignación en lugar de aumentarla. Dos tercios (64%) de los inversores también esperan que el ritmo de nuevas aportaciones se acelere en los próximos 18 meses.

Sin embargo, el cómo y el dónde realizan asignaciones a capital riesgo los inversores institucionales cambiará rápidamente en los próximos 2-3 años:

• Dos quintas partes (38%) de los inversores norteamericanos planean reducir el número de relaciones con gestoras en los próximos dos años. Una quinta parte de los inversores europeos y de la región de Asia-Pacífico también planea reducciones.
 
• Los inversores también están acelerando sus programas de inversión directa. La mitad (49%) actualmente invierte directamente en empresas privadas, y en torno a la mitad de estos lo hacen por cuenta propia (es decir, no solo a través de programas de co-inversión). No obstante, el 41% de todos los inversores de capital riesgo planea ampliar sus inversiones directas a empresas privadas en los próximos tres años. 

• Los inversores institucionales también están planeando aumentos muy importantes de su exposición a la región Asia-Pacífico a corto plazo. La proporción de inversores europeos con más de un décimo de su exposición a capital riesgo en la región Asia-Pacífico aumentará del 16% actual a un 38% en un plazo de tres años. En Norteamérica, el porcentaje será de un 41% de los inversores en tres años (frente a un 26% en la actualidad), y en Asia-Pacífico será de un 87% de los inversores en tres años (frente al 69% actual).

Con motivo de la presentación de las conclusiones del Barómetro, Jeremy Coller, director de inversiones de Coller Capital, señaló: «Es normal preguntarse por qué los inversores están manteniendo o reforzando su compromiso con el capital riesgo tras una gran caída de su rentabilidad. La respuesta es que la inversión en capital riesgo es una actividad basada en aptitudes, tanto para los inversores como para las gestoras, y la crisis crediticia y la recesión han resultado ser una experiencia de aprendizaje útil, aunque dolorosa. Los inversores, por su parte, habrán aprendido muchas lecciones valiosas de la recesión, no solo acerca de qué gestoras cuentan con las aptitudes necesarias, sino también de cómo y dónde pueden aprovecharse mejor estas habilidades».

Erwin Roex, socio de Coller Capital, destacó: «las tendencias que los inversores han expresado en esta edición del barómetro son un reflejo del panorama que está viviendo el sector de la inversión en el mundo. Así, los inversores opinan que el sector del capital riesgo se consolidará reduciendo el número de gestores para primar la calidad y la capacidad de los mismos. Por otro lado, los inversores aumentarán sus asignaciones a capital riesgo conscientes del potencial y las rentabilidades que pueden obtener, sobre todo en los mercados emergentes.”

Retos para el capital riesgo 

Los inversores ven varias cuestiones que podrían suponer un problema para sus rentabilidades de capital riesgo en el futuro. La deuda es una de ellas. La mayoría de los inversores (un 84%) percibe la refinanciación de la deuda empleada en las adquisiciones como uno de los problemas principales. Un gran número de inversores también se muestra preocupado con respecto al posible impacto de la tendencia hacia estructuras de capital más conservadoras, los cambios en la composición de los sindicatos financiadores y el coste y disponibilidad de deuda para nuevas adquisiciones. (Dos tercios de los inversores del mundo desarrollado creen que se producirá una mejora importante en la disponibilidad de deuda para adquisiciones a finales de 2011.)

En opinión de los inversores, otros problemas potenciales para el capital riesgo son las aptitudes operativas de las gestoras (un tercio de los inversores cree que la mayoría de las gestoras carece de las aptitudes operativas necesarias para gestionar compañías participadas con problemas); y los posibles cambios fiscales y normativos (más de un tercio de los inversores considera que reducirán la rentabilidad de los fondos europeos y norteamericanos).

La gran mayoría de los inversores cree que los gobiernos nacionales y regionales deberían abstenerse de crear o invertir en fondos de capital riesgo para apoyar a empresas de nueva creación: un 91% de los inversores norteamericanos y en torno a un 70% de los europeos y de la región de Asia-Pacífico comparten esta opinión. Creen que otras iniciativas, como por ejemplo reducciones fiscales, podrían ser más efectivas.

La edición de verano de 2010 del Barómetro también incluye las opiniones de los inversores con respecto a:

• La respuesta de las gestoras a las directrices de la Asociación de Inversores Institucionales (ILPA)
• Adquisiciones en el mercado secundario
• El posible tamaño y solidez del sector del capital riesgo dentro de cinco años

Si desea más información sobre el Barómetro Internacional del Capital Riesgo de Coller Capital, póngase en contacto con cualquiera de estas personas:

Belén Carballeda Fernández +34 91 531 2388
Grupo Albión, Madrid bcarballeda@grupoalbion.net

Notas a redactores
El Barómetro Internacional del Capital Riesgo de Coller Capital ofrece una perspectiva única de las tendencias internacionales en el sector del capital riesgo. Es un estudio semestral sobre los planes y opiniones de las instituciones de Norteamérica, Europa y Asia-Pacífico que invierten en capital riesgo.

Esta última edición del Barómetro ha recogido las opiniones de 110 inversores de capital riesgo de todo el mundo durante la primavera de 2010. Las conclusiones del Barómetro son representativas del universo de inversores institucionales por: localización geográfica del inversor, tipo de organización de inversión, activos totales en gestión y años de experiencia invirtiendo en capital riesgo.

Acerca de Coller Capital
Fundada en 1990, Coller Capital es el inversor líder mundial en operaciones del mercado secundario de capital riesgo, que consisten en comprar al inversor original sus participaciones en fondos de capital riesgo (especializados en proyectos empresariales, adquisiciones y financiación mezzanine) y adquirir carteras de otras empresas propietarias o financiadoras. La compañía cuenta con alrededor de 8.000 millones de dólares en gestión y un alcance verdaderamente mundial. En una única operación, Coller Capital puede invertir desde 1 millón de dólares hasta más de 1.000 millones. El último fondo de Coller Capital, Coller International Partners V, cuenta con unos activos de 4.800 millones de dólares aportados por 200 destacados inversores institucionales de todo el mundo.
Coller Capital es sinónimo de desarrollo del mercado secundario de capital riesgo. En 1994, la compañía lanzó el primer fondo de operaciones secundarias de Europa y en 1998 el primer fondo de operaciones secundarias internacional. Coller Capital también ha protagonizado muchas de las operaciones más destacadas del sector, como la compra de la cartera de capital riesgo de NatWest a Royal Bank of Scotland por 1.000 millones de dólares; la primera gran compra de una cartera de jóvenes empresas a Lucent Bell Labs; la adquisición por 900 millones de dólares de una cartera de participaciones propiedad de Abbey National; la mayor inversión del mundo en el mercado secundario en una cartera empresarial —Royal Dutch Shell— y destacadas operaciones con empresas cotizadas de capital riesgo como SVG Capital y 3i.