EL MILAGRO TECNOLÓGICO DE ISRAEL.

Israel es sin duda uno de los viveros de empresas tecnológicas más importantes del mundo. Con tan solo 6,6 millones de habitantes y sumido en un permanente conflicto bélico con Palestina, Israel es el tercer país del mundo que más compañías aporta al Nasdaq (150), sólo superado por EE.UU y Canadá.

En la actualidad existen más de 3.000 compañías tecnológicas y 23 incubadoras de nuevos proyectos que garantizan una sana natalidad. El Gobierno se encarga de financiar cada proyecto durante dos años aportando 350.000 dólares, a los que habría que añadir otros 175.000 dólares procedentes de la incubadora. La única condición es que si el proyecto fructifica se produzca desde Israel.

En este milagro sin duda tiene importancia el compromiso de inversión del Gobierno en I+D, 400 millones de dólares en 2003, y la aportación de las empresas privadas a esta partida, que fue la más alta del mundo en 2002 según la OCDE (4,7% del PIB).

La inversión de los fondos de capital riesgo durante 2003 superó los 1.000 millones de euros, de los que el 43% tenían su procedencia en entidades establecidas en Israel. Para 2004, las previsiones apuntan a que la inversión se situará en unos 1.200 millones de dólares.