EL B2B CAMBIA SU FUENTE DE INGRESOS.

    La crisis bursátil que desde mayo de 2000 está afectando a las empresas de B2C (business to commerce) también se ha dejado notar en el B2B. Sin embargo, el business to business sigue su paso y las cifras previstas para los próximos ejercicios crecen exponencialmente. La razón que explica la perdurabilidad del B2B, es que aporta valor añadido a las empresas. Y lo crea en cuatro sentidos: facilitando una expansión de los mercados, ofreciendo unos precios menores para los compradores, disminuyendo los costes de adquisición de los compradores e identificando a los jugadores más eficientes.

    El problema es cómo gana dinero la empresa de B2B. Desde sus inicios, su principal fuente de ingresos provenía del cobro de comisiones sobre el valor de las transacciones. Otra forma de obtener ingresos, aunque bastante más arriesgada, era a través de la publicidad. Actualmente resulta más atractivo para las empresas utilizar las cuotas de suscripción, puesto que de esta forma se consigue fidelizar a los participantes. Asimismo, proveer aplicaciones, ofrecer servicios que aporten mayor valor añadido, dar respuesta a problemas logísticos o gestionar el contenido o la financiación son, entre muchas otras, algunas de las posibles alternativas en esta búsqueda de nuevas fuentes de ingresos.

    Por otro lado, los costes fijos a los que se debe hacer frente, básicamente provienen de la inversión en tecnología, márketing y recursos humanos, y una vez cubiertos, no soporta costes adicionales considerables.

    El modelo de negocio del B2B es muy rico en variedad, habiendo por lo menos tres tipos muy diferenciados de negocio: el e-procurement , que se dirige a la provisión de la gran empresa través de Internet, incrementando la eficiencia y disminuyendo los costes y donde el poder recae sobre el comprador. En segundo lugar estaría el e-sale, modelo similar al B2C, en el que las empresas pueden vender a otras empresas productos o servicios a través de la red, otorgándose el poder a la empresa cliente. Finalmente, los e-marketplace son mercados donde las empresas con intereses comunes entran en contacto a través de la red, tanto para comprar, como para vender y también obtener otros servicios.

    En conclusión, no puede señalarse una tendencia única para el B2B pero es una opinión generalizada el hecho de que es una realidad imparable, que cada vez moverá mayores volúmenes de dinero, promoviendo gran cantidad de transacciones y dando respuesta a más necesidades.

                                                                                                                                            Más información en EXPANSIÓN