CEBIT 2002.

    La presente edición de Cebit, mayor feria tecnológica del mundo, se ha caracterizado más por su conservadurismo y visión más palpable de la realidad, que por la euforia de años anteriores. La crisis del sector tecnológico y los atentados del 11-S han repercutido en la feria reduciendo tanto la superficie de exposición como el número de empresas expositoras.

    Los nuevos productos y aplicaciones presentados por los fabricantes son una continuación de los que ya funcionan en el mercado en sus versiones mejoradas, como las agendas electrónicas de mano y portátiles ultraligeros. La feria, también ha servido para exponer los últimos adelantos en lo que a seguridad se refiere. Así, más de 300 compañías nos muestran sus avances en la protección de datos, sistemas biométricos de reconocimiento del iris, huellas digitales y sofisticadas claves de acceso. Otra novedad presentada por los bancos, es la tarjeta de crédito aplicable tanto en el cajero automático como para realizar compras en Internet. Cebit 2002 sirvió de presentación al público la alianza entre Microsoft y Deustche Telekom, que trabajarán para desarrollar software para teléfonos móviles. Juntos también crearán un portal donde los clientes de la operadora alemana podrán conectarse a diferentes servicios a través del celular.

    Sin duda, Cebit 2002 ha centrado todos sus esfuerzos promocionales en torno al estándar de mensajería MMS, que vendrá de la mano de la tecnología GPRS, ante el retraso de la llegada de la UMTS. La mensajería MMS (Multimedia Message Service) será el sistema que revolucionará las comunicaciones cortas a través del móvil, permitiendo al usuario incorporar audio, imágenes y otros contenidos a los mensajes tradicionales de texto.

    En España, el MMS sigue desarrollándose gracias a acuerdos como el rubricado recientemente por Ericsson y LaNetro, que sumarán la solución técnica de la primera y los contenidos de la segunda para proporcionar al usuario servicios de localización, previsión meteorológica y eventos de interés.