INTERMEDIARIOS FINANCIEROS.

    La economía digital ha creado su propia fauna de profesionales, entre los que ha surgido con fuerza, bajo el término anglosajón de business angels, una nueva categoría de ejecutivos que apoyan a los jóvenes creativos, dando forma a un proyecto con su experiencia gerencial, al tiempo que invierten en empresas y articulan contactos con grandes fuentes de financiación, como el capital riesgo.

    Un clásico del pelotazo cibernaútico gestado gracias al buen ojo de alguno de estos ángeles es Olé, que se desarrolló con Telefónica para convertirse Terra, idealizado como paradigma del éxito en el mundo de la red.

    Sitios como Forvm o First Tuesday tienen un papel importante en el desarrollo de proyectos incipientes poniendo en contacto a emprendedores y grupos financieros.

    En la corta historia de Internet la tendencia de negocio está cambiando del tradicional B2C (dirigido a consumidores finales) al B2B (enfocado a empresas). Los expertos coinciden en que el negocio futuro tendrá mucho que ver con proyectos de banda ancha y negocios con la administración, B2A, dirigidos a la medicina, educación y entretenimiento.