THE CARLYLE GROUP PRESENTA SUS CREDENCIALES.

   William Conway, uno de los tres fundadores y representante en España de The Carlyle Group, uno de los mayores grupos de inversión en empresas no cotizadas en el mundo, ha opinado sobre la situación actual del private equity y el papel que juega su grupo en este entorno.

   The Carlyle Group gestiona un patrimonio de 13.500 millones de dólares repartidos entre veinte fondos y con procedencia de cerca de 500 inversores, entre los que se encuentran estados, grandes corporaciones y fondos de pensiones.

   En Europa, el grupo dispone de tres fondos de inversión diferenciados. El primero de ellos, especializado en operaciones apalancadas (leveraged buy outs), cuenta con recursos por valor de 1.000 millones de euros; otro de capital riesgo dirigido hacia empresas tecnológicas por importe de 700 millones de euros y, un tercero especializado en la inversión inmobiliaria, que gestiona capitales por 300 millones de euros. De los 2.000 millones de euros totales, aún dispone de 1.000 millones para invertir.

   Desde el aterrizaje de Carlyle en España hace un año, todavía no han logrado materializar ninguna operación, aunque fue uno de los grupos que pujaron por los parques eólicos de Gamesa. En la actualidad, la firma de private equity forma parte de uno de los consorcios interesados en hacerse con la operadora de móviles Amena.

   Conway no oculta su predilección hacia el sector de las telecomunicaciones, en el que considera que existen muy buenas oportunidades de inversión. La coinversión efectuada por Carlyle junto a  Welsh, Carson, Anderson & Stowe en la filial de directorios telefónicos del grupo Qwest por valor de 7.000 millones de dólares materializada el pasado mes de agosto, demuestra este interés. Las dificultades financieras por las que atraviesan numerosas compañías de telecomunicaciones y la abundancia de recursos con que cuenta Carlyle favorecen la realización de nuevas transacciones. Otros sectores de interés para el grupo son los relacionados con las infraestructuras y el inmobiliario. Para Conway, el denominador común factor para evaluar y finalmente materializar una inversión es el equipo gestor de la compañía objetivo.

   Como muestra del poderío de este grupo inversor, habría que significar, que, en los últimos 15 años han realizado 240 operaciones que han supuesto 6.600 millones de dólares en Asia, Norteamérica y Europa.