EL V SEMINARIO SJ BERWIN PONE DE MANIFIESTO LA DISTANCIA QUE EXISTE TODAVÍA ENTRE FONDOS DE PENSIONES, EL REGULADOR Y LAS ECR.

El pasado 19 de octubre tuvo lugar en el Hotel Hesperia de Madrid, la quinta edición del Seminario SJ Berwin sobre Private Equity y Capital Riesgo.

En el evento se dejó constancia de las sobresalientes condiciones fiscales que benefician a las Entidades de Capital Riesgo (ECR) españolas, con respecto a otros vehículos de inversión estructurados en el extranjero. También se presentó el nuevo modelo de fondo denominado Sicar Luxemburguesa, que además de no tributar por los dividendos obtenidos o por las plusvalías generadas por la venta de participaciones, permite la desgravación de los intereses.

De igual modo, se puso de manifiesto la mejora del tratamiento fiscal del carried interest en países como Alemania, gravado como rentas de actividad económica, o en Francia, considerado como plusvalías. En España, este incentivo para los profesionales del private equity y capital riesgo, todavía cuenta con un marco regulatorio poco definido.

Basilea II también fue foco de preocupación y críticas, por cuanto puede suponer la pérdida de un volumen importante de recursos suministrados por las Entidades Financieras (bancos y cajas de ahorro).

Sin duda, el plato fuerte del Seminario se centró en el papel que juegan y podrían jugar los Inversores Institucionales en la actividad de private equity y capital riesgo. Se habló de un marco legal poco desarrollado, restrictivo y escasamente incentivador para la inversión de fondos de pensiones y entidades aseguradoras. En este sentido, el modelo de gestión español se aleja del prudent man rule, según el que los gestores de estas instituciones disponen de una considerable libertad para gestionar los recursos disponibles. Según los expertos, el Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones tiene lagunas que habrán de clarificarse.

La mesa redonda, en la que participaron Claudio Aguirre (Altamar Capital Privado y Mercapital), Pilar González de Frutos (Unespa), Luis Peña (Fonditel) y Andrés Peláez (MCH), dejó la sensación de que los representantes de Inversores Institucionales y los profesionales de private equity todavía no hablan el mismo idioma. Sin embargo, quedó patente que se debe seguir trabajando en la labor de comunicación de esta actividad financiera tanto con Inversores Institucionales como con el regulador, para mejorar las condiciones que faciliten la entrada de estos ansiados recursos.