EL FILÓN DE LOS SERVICIOS MÓVILES.

    Cientos de empresas se apresuran a desarrollar aplicaciones inalámbricas para situarse en un mercado que moverá 5,6 billones en 2003 en Europa.

    Las cifras demuestran que la telefonía móvil tiene un margen muy pequeño para crecer por la voz, puesto que los índices de penetración se sitúan entre el 65 y 70%. Empieza una nueva época y parece que todos han aprendido la lección; fabricantes de móviles, operadoras de telecomunicaciones, Gobiernos y empresas trabajan codo con codo en la financiación y apoyo en busca de nuevas aplicaciones que añadan valor al móvil. Incluso esta tendencia ha hecho que las incubadoras que aún sobreviven en EEUU tras la crisis de las puntocom hayan creado unidades específicas para el desarrollo de servicios móviles.

    Se están desarrollando servicios de localización que permitirán saber por ejemplo dónde se encuentra la farmacia de guardia más próxima a nuestro domicilio; el comercio móvil (pagar en un restaurante o comprar una entrada de cine); la oficina móvil (entrar en la intranet de la empresa o acceder al correo electrónico); aplicaciones de entretenimiento (juegos en red, horóscopo); navegación (acceder a webs); multimedia (cargar canciones o fotografías) y un sinfín de aplicaciones que mejorarán nuestra calidad de vida.

    Pero para que este mercado explote, se han de resolver aún ciertos problemas, como conseguir aplicaciones útiles y fáciles de manejar a bajo coste, lo que todavía no es posible con la tecnología WAP y sí es más factible con GPRS, que buscará tarifas por contenidos y no por tiempo de conexión.

    Para lograr que este sueño se convierta en realidad, empresas españolas como Synera, Crossbow, Intesys o Polar Servicios Informáticos se encuentran muy cerca de lanzar sus aplicaciones.

                                                                                                       Más información en CINCO DÍAS (21-04-2001)