EL CAPITAL RIESGO FIJA SU PUNTO DE MIRA EN EMPRESAS COTIZADAS.

La exclusión de bolsa de Parques reunidos a finales de 2003 abrió el camino a este tipo de operaciones para las entidades de capital riesgo. El entorno desde entonces es favorable por la abundancia de recursos disponibles para adquisiciones y los bajos tipos de interés, que permiten obtener el apoyo, casi incondicional, de los bancos. En 2004 y los primeros meses de 2005 varias entidades de capital riesgo centraron su interés en compañías cotizadas como Amadeus, Recoletos, Aldeasa y, recientemente, Cortefiel.

Para la firma de valores Ibersecurities las condiciones que deben cumplir las empresas cotizadas para atraer la atención de las firmas de capital riesgo son: encontrarse en sectores maduros que no requieran importantes inversiones; tener un nivel de endeudamiento bajo; contar con un accionista mayoritario que quiera volver a entrar posteriormente en el capital y; ser una empresa que genere importantes flujos de caja.

Existen empresas en el mercado continuo que cumplen estos requisitos que ya han sido tentadas, o serán objeto de ofertas públicas de adquisición. Lo más importante es que el empresario español comienza a contemplar esta posibilidad, como consecuencia del importante salto cuantitativo y cualitativo que han dado las firmas de capital riesgo que más recursos manejan y su persistencia.