EMMERGIA DESARROLLA PRIMMERA PARA INVERTIR EN PEQUEÑAS EMPRESAS.

Emmergia ha puesto en marcha una sociedad especializada en la inversión en empresas pequeñas con necesidades de capital para su expansión y desarrollo.

Primmera, nombre que recibe esta sociedad, tiene la vocación de apoyar empresas que requieran inversiones de entre 0,5 y 3 millones de euros para llevar a cabo su plan de negocio. La iniciativa surge de la oportunidad que Emmergia identificó en su momento de abordar un segmento de operaciones de capital en empresas pequeñas con buena trayectoria y gran potencial que no interesan por tamaño a la mayoría de fondos de capital riesgo ni bancos de inversión y que pueden resultar muy atractivas para inversores privados.

Primmera pretende ser un referente de inversión para aquellas compañías pequeñas que abordan un proceso de búsqueda de financiación privada y, a la vez, para aquellos inversores privados que quieran abordar operaciones de capital de manera rigurosa y profesional en coinversión.

Primmera invertirá participaciones minoritarias en pequeñas empresas de cualquier sector con al menos 3 años de actividad, cuyos gestores estén fuertemente comprometidos con el proyecto y que tengan un plan de expansión o desarrollo que requiera un desembolso adicional mínimo de 500.000 euros. El objetivo de Primmera es llevar a cabo 4 inversiones al año involucrando como coinversores a otros inversores privados o estratégicos, family offices, sociedades de inversión o empresas de capital riesgo.

Primmera ha designado a Emmergia para realizar el proceso de selección y análisis de compañías que se someterán al comité de inversión formado por los socios que constituyen Primmera, así como por dos consejeros profesionales independientes no vinculados a ninguna de las sociedades anteriores que asesorarán a los partícipes. Emmergia también canalizará la búsqueda de coinversores interesados en invertir individualmente en cada proyecto, así como en el seguimiento de las empresas participadas.

Primmera ha sido constituida inicialmente por dos family offices de Logroño y Madrid con un compromiso de fondos para abordar al menos de 6 a 8 inversiones y con el objetivo de incorporar en los próximos meses otros inversores privados interesados en invertir en pequeñas empresas con gran potencial.