LA FINANCIACIÓN APALANCADA ALCANZA MÁXIMOS EN 2004.

Según las cifras que maneja Standard & Poors, el volumen global de préstamos apalancados se elevó hasta 265.000 millones de dólares en el año 2004, lo que supone un incremento del 60%, con respecto al importe registrado en 2003, y supera el anterior máximo alcanzado en 1998 (256.000 millones de dólares). Los mínimos niveles de los tipos de interés, la recuperación de las operaciones de fusiones y adquisiciones, así como los importantes flujos de capital dirigidos hacia entidades de capital riesgo, son algunos de los factores que explican este crecimiento.

Las adquisiciones apalancadas, conocidas como leveraged buyout crecieron desde los 47.000 millones de dólares de 2003 hasta los 94.000 millones de dólares de 2004. La compra por parte de los fondos Permira de los activos en España de la cadena de distribución Ahold por un importe total de 685 millones de euros, fue el mayor exponente de este tipo de operaciones en España durante 2004.

Asimismo, destacó la operación de recapitalización llevada a cabo en Mivisa, que implicó un montante final de 253,5 millones de euros de deuda. Este importe permitió sustituir la deuda bancaria existente y devolver a los accionistas de control de la compañía (las entidades de capital riesgo PAI Partners y Suala Capital) el 84% de su inversión inicial en un plazo de sólo 27 meses. Los bancos que lideraron esta operación fueron BNP Paribas y The Royal Bank of Scotland. A finales de 2004, se anunció la venta de Mivisa a CVC Capital Partners.

Entre los instrumentos de financiación más novedosos que van siendo utilizados por los operadores cabría mencionar los préstamos second lien y las operaciones holdco PIK. Los primeros, están a medio camino entre la deuda garantizada tradicional y la deuda subordinada, mientras que los segundos son instrumentos de financiación subordinados a deuda existente ya subordinada.