P ALIGN=»JUSTIFY»>START-UPS MADE IN INDIA.

La edición de marzo de la revista Venture Capital Journal recoge un interesante artículo en el que se presenta a la India como precursor de empresas tecnológicas verdaderamente eficientes.

El artículo ensalza el talento del capital humano de este país, que puede contratarse a precio de saldo en comparación a lo que supondría hacerlo en EE.UU.. Esto podría implicar que una compañía que requiriese entre 10 y 15 millones de dólares en una primera ronda de financiación en EE.UU. necesitaría 5 veces menos capital en la India.

Como ejemplo nos presenta a Jury Systems, una start-up que desarrolla software para operadoras de telefonía móvil. Fundada con 8 millones de dólares y con sede social en Santa Clara, California. Este hecho es meramente testimonial ya que prácticamente la totalidad de sus 50 empleados, incluidos sus dos fundadores, son originarios de la India. Además de la ventaja del menor coste en capital humano, la localización en la India proporciona a esta empresa una mejor ubicación para el diseño del producto, el control de calidad y servicio al cliente.

En la actualidad, donde la tecnología se encuentra época de vacas flacas prácticamente en todo el mundo, la India prevé gastar 5.000 millones de dólares en 2003. En este marco, cada vez más empresas encuentran su espacio en Bangalore, una ciudad que aúna un espíritu emprendedor similar al de Silicon Valley.