TALGO BUSCA ENDEREZAR SU RUMBO.

El fabricante ferroviario Patentes Talgo prepara su plan de reestructuración que le devuelva a los números negros, tras acumular una deuda por valor de 80 millones de euros. La entrada en pérdidas de Talgo se ha producido como consecuencia de su apuesta de diversificación internacional en EE.UU, Alemania y Finlandia llevada a cabo en los últimos años. Tras obtener en 2001 un beneficio de 11,2 millones de euros, fruto de la adjudicación junto con Siemens del contrato para fabricar los trenes de alta velocidad de la línea que unirá Madrid y Barcelona; en 2002 la compañía entró en pérdidas por 8,8 millones de euros.

Tras una serie de cambios en la cúpula de Talgo, el fabricante ferroviario reducirá su presencia en el mercado estadounidense y centrará sus actividades en el mercado español. El Plan de Infraestructuras 2000-2007, que implica inversiones ferroviarias por valor de 41.000 millones de euros hasta 2010 y la alta velocidad deberían ser los principales soportes de Talgo.

Talgo no descarta la posibilidad de dar entrada a un nuevo socio, que sustituyese a una parte del 98% del capital que se reparten entre cinco generaciones de la familia Oriol.