24/08/2015

ENTREVISTA A MALCOLM LLOYD (PWC ESPAÑA): LA ALINEACIÓN DE PRECIOS EN UN CONTEXTO MÁS FAVORABLE A LA FINANCIACIÓN HA DINAMIZADO LA DESINVERSIÓN. 

Webcapitariesgo.com entrevistó hace unas semanas a Malcolm Lloyd, socio responsable de Deals en PwC España, que está recogida en el informe El tiempo de las desinversiones en Private Equity en España. 2015

WCR: ¿Cómo ha sido el año para PwC en términos de transacciones. En qué sectores habéis estado más activos?

M.L.: En los últimos años PwC ha desarrollado un papel muy destacado como asesor financiero lo que nos ha permitido ser el número 1 en el mercado de transacciones por tercer año consecutivo, posición que seguimos manteniendo en el primer semestre de 2015.

PwC ha estado muy activo, como cabía esperar, en los sectores financiero y real estate en un contexto de reestructuración del sector bancario, que ha generado la desinversión de activos non-performing e inmobiliarios para sanear sus balances, y en dónde hemos participado muy activamente en operaciones relevantes. En paralelo, estamos observando una reactivación de todos los sectores con especial relevancia en energía, impulsado por la reforma regulatoria; sanidad, como resultado del proceso de concentración que está experimentando; y consumo, por la reactivación de la economía. 

Entre las operaciones asesoradas más recientes, me gustaría destacar, entre otras muchas, la compra del 50% de Puerto Venecia por parte del fondo canadiense Canadian Pension Plan Investment Board, la del Hotel Ritz por Mandarin Oriental y el grupo saudí Olayan, la venta de Madrileña Red de Gas por parte de Morgan Stanley Infrastructure a un grupo de inversores liderado por el gestor de pensiones holandés PGGM, el grupo chino Gingko Tree Investment y el francés EDF Invest, la venta de Gescobro por parte de Miura al fondo norteamericano Cerberus y la adquisición de compañía de esmaltes cerámicos Fritta por parte de Esmalglass. Y de las operaciones cerradas en 2014 merecen ser comentadas la la compra de Neinor, la plataforma inmobiliaria de Kutxabank, por parte del fondo americano Lone Star, la adquisición de E.ON en España y Portugal por parte del fondo de infraestructuras australiano Macquarie y del grupo kuwaití KIA, las compras protagonizadas por el grupo idcsalud, participada por el fondo británico CVC, que ha dado lugar a QuirónSalud y operaciones de compra y venta de activos financieros como créditos fallidos, negocios de medios de pago, plataformas de cobro, plataformas inmobiliarias gestionadas por bancos españoles a fondos internacionales como Centerbridge, Cerberus, Kennedy Wilson, Lindorff, TPG Capital y Värde Partners, entre otros. 

Este liderazgo en transacciones es el resultado de contar con un equipo de profesionales de primer nivel, con especialización sectorial, que proporciona un asesoramiento integral cubriendo el ciclo completo de una operación y abordando procesos no solo de inversión, sino también de financiación, desinversión y reestructuración.

WCR: El 2013 fue un mal año para el PE, en 2014 se constató la recuperación. ¿Crees que 2015 será el año del despegue?

M.L.: En el periodo de crisis financiera los grandes protagonistas de la actividad transaccional en España fueron los fondos “distressed” que se han mantenido activos desde entonces en la adquisición de activos financieros de las entidades financieras en un contexto de profunda reestructuración del sector financiero español. 

En 2014 el mercado recuperó su atractivo aunque es a partir de la segunda mitad del ejercicio anterior cuando se empieza a vislumbrar un creciente interés por parte de los fondos internacionales tradicionales por volver a invertir en España. Desde entonces se aprecia una apuesta por España por parte de grandes entidades de Private Equity internacionales que han decidido abrir (o re-abrir en algún caso) oficina o crear un equipo español (Blackstone, Cerberus, Cinven, EQT, HIG Europe, KKR, Springwater, Triton Partners, etc.). 

Con la desaparición de las grandes amenazas macroeconómicas se ha producido un cambio importante del paisaje económico español. Este nuevo contexto económico está despejando sin duda el camino hacia la consolidación de la recuperación de la actividad transaccional ya iniciada en 2014. 

Ya hemos visto en varias ocasiones durante 2015 como el Fondo Monetario Internacional – FMI ha mejorado las previsiones de crecimiento de España. España es de las pocas economías avanzadas que ha visto mejoradas sus perspectivas económicas por parte del organismo monetario y es un modelo de recuperación en la Eurozona, lo que transmite confianza a los inversores. 

Esta mejoría también se está trasladando a otro tipo de indicadores como el consumo, que está repuntando. La mayoría de la compañías de las carteras de participadas de los fondos y de los grupos corporativos están observando una mejoría de la variable de consumo que se está reflejando en sus cuentas de resultados. 

Muchos fondos habían alargado los períodos de permanencia de muchas compañías participadas de sus carteras, pero ya hemos asistido en 2014 a una reactivación de la desinversión lo que sin duda está dinamizando la actividad de compra y venta de compañías.

WCR: ¿Cómo están evolucionando los precios de las transacciones?

M.L.: Parece que se ya en 2014 se empezaron a alinear los precios de venta y compra, en un contexto más favorable a la financiación de operaciones, lo que ha generado una intensa actividad desinversora. La recuperación de los precios hace más atractiva la venta y dinamiza el mercado. También apreciamos mayores múltiplos en operaciones de importe superior a €300 millones ante la escasez de oportunidades en este segmento, el interés que suscita en los Private Equities enfocados a este tamaño de operaciones y que la gran mayoría de los procesos suelen realizarse en subastas competitivas. En líneas generales observamos un incremento de los precios pagados en la adquisición de compañías lo que no deja lugar a dudas de la recuperación del mercado.

WCR: Las restricciones de financiación bancaria han afectado mucho el cierre de operaciones apalancadas desde 2008. ¿Cómo valoras este tipo de operaciones y qué potencial tienen en España?

M.L: Es un hecho que la restricción en la financiación de las operaciones supuso un obstáculo al cierre de operaciones, especialmente las operaciones apalancadas, lo que transformó la concepción de las operaciones en cuanto a la estructura del ratio debt/equity y en relación a la participación adquirida. 

Ahora hay más financiación y menor dificultad de acceso a la misma. En 2015 estamos comenzando a ver más actividad por parte del sector bancario en la financiación de adquisiciones y corporativa, además de otras fórmulas de financiación alternativa que surgieron en los momentos más difíciles para solventar las restricciones crediticias bancarias del pasado. No obstante, la principal fuente de financiación de operaciones en España continúa siendo el crédito bancario. 

Respecto a la actividad de fundraising, estamos viendo una paulatina reactivación en paralelo a las favorables previsiones económicas y son numerosos los fondos que han cerrado con éxito sus procesos de captación de fondos, lo que supone una muy buena noticia para la actividad de Private Equity que sin duda augura una intensa actividad inversora. Adicionalmente, la exitosa iniciativa creada por ICO con el lanzamiento de su fondo Fond-ICO Global supone un respaldo a la actividad inversora. 

En general hay mucha más liquidez en el mercado en paralelo a un mayor acceso a la financiación y un gran interés por invertir por parte de fondos de Private Equity como de grupos corporativos, que prevemos se va a mantener en los próximos años. Ahora lo importante es que crezca el flujo de oportunidades de inversión, que a día de hoy es menor al apetito inversor existente. 

No cabe duda que el cambio del paisaje económico, la recuperación del atractivo de España para realizar inversiones, la mejora de la financiación y la creciente liquidez del mercado están confluyendo en la mejora de las perspectivas del mercado de transacciones. 

El tiempo de las desinversiones en Private Equity en España. 2015 está patrocinado por PwC y COFIDES.