LA INVERSIÓN AUMENTA UN 13% Y LA DESINVERSIÓN UN 71% EN EL PRIMER TRIMESTRE DE 2006.

El ejercicio de 2005 fue un año extraordinario para la actividad de capital riesgo en el se alcanzaron cotas máximas en el volumen invertido (4.117 millones de euros), desinvertido (1.190 millones de euros) y nuevos recursos captados (4.041 millones de euros), así como en el número de nuevas operaciones llevadas a cabo (341). Destacaron sobremanera las operaciones capitaneadas por fondos paneuropeos en ONO, Amadeus y Cortefiel, cuyos importes desembolsados, especialmente en la primera de ellas, superaron con creces las mayores operaciones realizadas en España históricamente. El año 2006 ha comenzado con mucha actividad, aunque las operaciones cerradas a 31 de marzo se ajustan más al segmento de middle market.

El volumen invertido por parte de las Entidades de Capital Riesgo (ECR) establecidas en España ascendió a 537,4 millones de euros en el primer trimestre del año 2006, lo que supone un incremento del 13% con respecto al mismo período del año anterior, según las cifras preliminares recogidas por webcapitalriesgo, en colaboración con la Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo (ASCRI).

La mayor operación llevada a cabo durante el primer trimestre de 2006 fue la adquisición de Grupo Levantina por parte de los fondos asesorados por Impala Capital Partners (antes Suala Capital) y Charterhouse Capital Partners, firma británica que se estrena en el mercado español. La intención de las firmas de capital riesgo es crear la mayor compañía del mundo de piedra natural. Para ello se pretende reforzar la estrategia de internacionalización seguida por el equipo directivo y potenciar la estrategia comercial del grupo introduciendo la piedra natural en nuevos canales de distribución.

El grupo, que obtuvo una facturación superior a 340 millones de euros y un ebitda de más de 70 millones de euros en 2005, tiene 16 plantas de producción en España y Brasil y 30 almacenes propios de distribución. Aproximadamente la mitad de las ventas de la compañía se realizan en el exterior en países como China, EE.UU, Oriente Medio, Reino Unido y nuevos países de la Unión Europea.

Charterhose Capital Partners es uno de los mayores fondos europeos de capital inversión, con cerca de 8.000 millones de euros bajo gestión.

Nada más dar comienzo el año 2006 la entidad de capital riesgo británica 3i cerraba la compra del 100% de La Sirena, cadena especializada en la venta de comida congelada con marca propia, al grupo de alimentación Corporación Agrolimen. La entrada de 3i y el refuerzo del equipo directivo se han marcado el objetivo de abrir cerca de 200 tiendas principalmente en la zona centro de España, aunque sin renunciar a mantener el liderazgo en Cataluña, en los próximos años.

La Sirena alcanzó una facturación de unos 150 millones en 2005, con más de 160 tiendas y una gama de unos 500 productos diferentes. La capacidad de innovación del grupo permite sacar al mercado hasta 60 nuevos productos cada año.

También adquirieron la totalidad de la empresa Unión Española de Explosivos (UEE) los fondos asesorados por Ibersuizas y Vista Capital, sucediendo a los anteriores inversores Reef Investissements y BancBoston Capital. En la operación también participó el equipo directivo.

UEE es el tercer fabricante mundial de explosivos, con unas ventas por valor de 350 millones de euros y un Ebitda superior a los 50 millones de euros en 2005. El grupo produce en 20 países de todo el mundo y el 60% de sus ventas se distribuyen en más de 90 países.

Otra de las operaciones relevantes del primer cuarto del año fue la adquisición mayoritaria ejercida por los fondos asesorados por Lehman Brothers y MCH Private Equity en el fabricante de trenes Talgo. Este hecho permitió la desinversión de algunas ramas de la familia Oriol, que fundaron Talgo a mediados del siglo XX.

La nueva inyección de recursos permitirá afrontar con garantías la fabricación de 30 trenes Ave encargados por Renfe al consorcio Talgo-Bombardier que deberán ser entregados entre 2009 y 2010.

En las cuatro operaciones mencionadas anteriormente se acordó la participación del equipo directivo de la propia compañía, operación conocida como management buyout (MBO), con el complemento de algún directivo procedente de otra compañía. Esto propició que el peso del volumen invertido en operaciones apalancadas ascendió al 83%, frente al 75% registrado en el primer trimestre de 2005. Un 14% se correspondió con empresas en fase de expansión y un 3% con empresas en fases semilla y arranque.

En relación con la distribución sectorial, se estimó que aproximadamente el 70% de los recursos invertidos se repartieron en empresas de Productos y servicios de consumo.

El volumen de las desinversiones en el primer trimestre de 2006 se estimó en 327,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 71% con respecto al volumen estimado en el mismo período del año anterior.

La mayor operación de desinversión registrada en el primer trimestre de 2006 implicó la venta de la participación que ostentaban los fondos asesorados por Mercapital y Bridgepoint y el empresario Juan Luis Arregui en el capital de Corporación Eólica CESA a Acciona. De este modo, el grupo constructor pasó a gestionar 536 megavatios de potencia instalada, lo que le convierte en el principal operador de energía renovable en España, con una cuota de mercado del 18%.

En este periodo también se produjo la salida definitiva de 3i y MCH de Combursa, compañía fabricante de material para instalaciones logísticas, tras cinco años de permanencia. La participación fue adquirida por la multinacional sueca Cardo, que reforzó su posición de liderazgo en Europa.

También debe destacarse la desinversión de Nazca Capital en Svenson y que propició la entrada del operador paneuropeo Investindustrial. En este sentido, Investindustrial adquirió el 55% del capital del primera compañía europa en el tratamiento capital, mientras que el equipo directivo amplió su participación hasta el 20%.

Desde su entrada en abril de 2002, Nazca contribuyó al crecimiento y Svenson en Alemania, dejando a la compañía con una posición muy sólida y con expectativas de crecimiento.Atendiendo al mecanismo de desinversión utilizado por los operadores, la venta a terceros significó casi las tres cuartas partes del volumen desinvertido, mientras que la recompra de la participación de accionistas originarios y la venta entre entidades de capital riesgo acumularon algo más del 25%.

En cuanto a los nuevos recursos captados, se estimaron 350,7 millones de euros de los que más de las tres cuartas partes estaban relacionados con fondos de entidades paneuropeas para sus inversiones en empresa establecidas en España. Durante 2006 se espera que se produzcan los cierres definitivos de los nuevos fondos gestionados por Corpfin Capital e Ibersuizas.

Las operaciones abiertas en Telepizza y TPI pueden significar un considerable impulso de la actividad en el segundo trimestre de 2006, si alguna de las entidades de capital riesgo implicadas en el proceso de compra consiguen su objetivo.

Los fondos asesorados por Permira y la familia Ballvé lanzaron el pasado 28 de febrero una oferta pública de adquisición (OPA) sobre Telepizza a 2,15 euros por acción que valoraba a la compañía en unos 572 millones de euros. Recientemente, el grupo de restauración Zena, participado por CVC e Inveralia, respondió con una contraopa a un precio de 2,40 euros por título, mientras que el grupo restaurador portugués Ibersol lo hizo con otra a un precio de 2,25 euros por acción.

Por otra parte, la venta del 59,9% de Telefónica Publicidad e Información (TPI) en poder de Telefónica se encuentra en su fase final. Por esta participación, que tendrá un valor superior a los 2.000 millones de euros , han mostrado interés las principales firmas paneuropeas y los industriales Yell y France Telècom.La facturación de Grupo TPI en 2005 ascendió a 654 millones de euros, con un ebitda de 190,59 millones de euros.