MALESTAR DE LOS INVERSORES INSTITUCIONALES POR LA COMISIÓN DE GESTIÓN.

Una conferencia celebrada en Munich la pasada semana puso de manifiesto el malestar existente en la comunidad de inversores institucionales que aportan recursos a la industria de private equity, en relación con el pago de la comisión de gestión (normalmente entre el 2 y el 2,5% de la cantidad levantada por el fondo) que cargan los gestores de fondos de private equity a los aportantes de capital.

Este problema ha ido cobrando notoriedad en los últimos 12 meses debido a los malos resultados que están registrando muchos fondos y a la ingente cantidad de recursos pendientes de ser invertidos, a consecuencia del exceso de oferta producido, sobre todo, en el año 2000. En este sentido, podrían estar pagándose unos 4.000 millones de dólares en comisiones sobre unos fondos todavía improductivos.