LAS INCUBADORAS REORIENTAN SU NEGOCIO.

    Las incubadoras de proyectos de Internet, sobre todo las norteamericanas, están realizando cambios de orientación en sus negocios. De la inversión en proyectos incipientes buscando jugosas plusvalías, se han pasado a prestar servicios de consultoría. El cambio parece razonable, si se piensa en la experiencia de primera mano y el conocimiento adquirido en la oleada de empresas puntocom en que invirtieron, para pasar a prestar servicios de asesoría a los nuevos negocios que surjan o negocios tradicionales que quieren crecer con la Red.

    Entre las incubadoras más importantes (ahora se hacen llamar aceleradoras o consultoras tecnológicas) se encuentra CMGI, con pérdidas del 95% el pasado año y el cierre de cuatro de sus compañías incubadas, que se ha centrado en la consultoría y venta de software a empresas. Otro ejemplo es Idealab, ahora Clearston Venture Partners, que ha apostado por el software para dispositivos inalámbricos y las redes de fibra óptica. Por su parte, ICG ha cambiado los proyectos de B2B (business to business) por la búsqueda de alianzas con consultoras tradicionales como Ernst&Young o Andersen Consulting.