BIO 2006 (CHICAGO).

Lourdes González, especialista en inversiones de Biotecnología en Najeti Capital SCR, SA. comenta sus impresiones sobre BIO 2006.

"Un año más se ha celebrado en Estados Unidos la mayor reunión biotecnológica del mundo, este año en Chicago, con veinte mil participantes. Ha quedado patente el auge de este sector al que ha querido sumarse el ex-presidente Clinton con su intervención personal. Esta industria, que ha conseguido un sólido respaldo financiero, está llevando a buen ritmo sus innovadores productos al mercado. La industria biotecnológica que ha alcanzado un nivel de madurez capaz de producir continuadamente nuevas y más efectivas terapias también extiende su aportación a otros campos.

En cuanto a los nuevos productos terapéuticos, la FDA (Food and Drug Administration) aprobó en 2005, 38 nuevos productos biotecnológicos, además de varios medicamentos huérfanos. Ha aparecido el primer fármaco específico para un grupo de personas con características genéticas comunes, el BiDil de Nitromed, para el tratamiento de fallo cardiaco en afro-americanos.

La continuidad de nuevos fármacos aprobados ha seguido durante el año 2006. Como muestras: Por fin ha llegado al mercado la primera insulina inhalable, Exubera, utilizando nuevas tecnologías de "drug delivery", sin duda, una buena noticia para los diabéticos. Este año se han aprobado nuevas terapias para el cáncer (Sutent) y angina crónica (Ranexa) desarrolladas por empresas biotecnológicas.

En cuanto a financiación, las empresas biotecnológicas en 2005 obtuvieron veinte mil millones de dólares de financiación pública y privada, lo que supone la mayor financiación de la década, exceptuando el año 2000, año del boom biotecnológico, en el que fue completada la secuencia del genoma humano. Los inversores han reconocido de este modo el valor de esta industria con una madurez que le permite llevar una idea del laboratorio al mercado.

Los proyectos biotecnológicos en el sector de la agricultura están creando una nueva generación de alimentos que despiertan la atracción del mercado. Así, mientras la primera generación de estos productos benefició al agricultor y al medio ambiente, ahora también el consumidor aprovecha las ventajas de productos con características beneficiosas para la salud o con mayor valor nutritivo. Son ejemplos de estos avances: Berros obtenidos por investigadores australianos con alta concentración de omega-3 en sus semillas. Patatas que incorporan la vacuna de la hepatitis B. Tomates que contienen la vacuna para el SARS. Arroz que previene la respuesta inmune producida ante las alergias conseguido por investigadores Japoneses, o vacas argentinas cuya leche contiene hormona de crecimiento.

Por otra parte, como consecuencia del alza del precio mundial de la Energía, la Biotecnología industrial y del medio ambiente, cobra un enorme interés. Mediante sus tecnologías, ofrece la posibilidad de transformar la celulosa y otros subproductos agrícolas, en etanol, gracias a la actividad enzimática. El presidente Bush ha prometido que el Departamento de Energía aumentará el gasto en programas de energía limpia un 22% con la intención de disminuir un 75% la importación de petróleo para el año 2025.

La biotecnología industrial no sólo tiene un protagonismo en el sector energético, sino en la obtención de materias primas como los bioplásticos y otros productos químicos renovables. Así como en los sectores del textil y el procesamiento de los alimentos.

En los problemas medio-ambientales de descontaminación de tierras y mares, la Biotecnología juega un papel decisivo pues es capaz de diseñar bacterias capaces de metabolizar las sustancias contaminantes.

Por último, en el área biomédica se están ofreciendo soluciones personalizadas que incluyen diagnósticos anticipados y certeros gracias a la llamada "patología de sistemas", pronósticos y tratamientos personalizados de los que tan necesitados está la práctica médica".