RICARI ADQUIERE EL 41,77 % DE CROMOLUX TRATAMIENTOS, S.L

Ricari, sociedad riojana de Capital Riesgo, se ha incorporado al capital social de Cromolux Tratamientos S.L, con una toma de participación del 41,77%. La operación se ha llevado a cabo a través de una ampliación de capital destinada, principalmente, a financiar la adquisición de nuevos medios productivos que permitan elevar las ventas de la compañía.

Ubicada en Logroño y constituida en 2003, Cromolux se dedica al tratamiento anticorrosivo de metales. La entrada de Ricari como accionista de la compañía supone la posibilidad de mejorar su competitividad en el mercado.

La participación de la firma inversora permitirá acometer inversiones de más de 250.000 euros, que se materializarán en nueva maquinaria, nuevas líneas de trabajo, y en mejoras en las líneas de producción existentes, para lo que será necesario un incremento de plantilla. La puesta en marcha de una nueva línea de zinc estático permitirá un aumento de la productividad y un mejor acceso a nuevos mercados.

En la actualidad, Ricari participa en el accionariado de varias empresas de la Comunidad Autónoma Riojana. En concreto, mantiene participaciones en compañías de diferentes sectores, como Eólicas de La Rioja (sector eólico); lapóliza.com (correduría de seguros por Internet); Rihuelo (productor de aceite de oliva virgen extra) y Publineón (diseño, fabricación y conservación de soportes de identidad corporativa).

Ricari, que está gestionada por el grupo vasco de capital riesgo Talde, es una sociedad creada como instrumento de apoyo a proyectos e iniciativas empresariales. Entre sus socios figuran diferentes entidades públicas, como el Gobierno de La Rioja; entidades financieras, como Cajarioja e Ibercaja; colectivos de empresarios, como la Cámara de Comercio y Federación de Empresarios y compañías privadas, como Iberdrola, ONCE y Unipapel.

Ricari es la sociedad de capital riesgo pionera en La Rioja. Desde su creación, hace 15 años, su objetivo ha sido impulsar el tejido empresarial de la Comunidad y crear valor de las pymes en las que participa. La firma inversora aporta recursos financieros mediante la toma de participación en el capital de las compañías y se convierte en un socio temporal, corriendo los mismos riesgos que el empresario.