LA ALTA TECNOLOGÍA RECLAMA MÁS ATENCIÓN DEL CAPITAL RIESGO.

El sector de la alta tecnología (Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones) pone de relieve la gran importancia que tendría para su desarrollo una importante presencia del Capital Riesgo en nuestro país.

La escasez de recursos destinados a esta actividad se pone de manifiesto en las estadísticas publicadas cada semestre, con un limitado porcentaje de inversiones en empresas en etapas iniciales.

Los aportantes de fondos se muestran muy cautos a la hora de aportar recursos a fondos con esta orientación, en parte por algunas experiencias negativas observadas después del periodo de máxima efervescencia de la llamada Nueva Economía. A pesar de que esa época ya está descontada, algunas referencias recientes, como el anunciado abandono de actividades de Marco Polo, están afectando a la atracción de nuevos recursos para inversiones tecnológicas por parte de otros operadores que, como iNOVA, están levantando fondos con esta orientación.

Sería deseable un mayor apoyo de las instituciones públicas para compartir el mayor riesgo de estas iniciativas, que tan necesarias son para la futura competitividad de nuestras empresas.