29/10/2012

ENTREVISTA NICO GOULET (ARARA VP): BUSCAMOS EQUIPOS CON VISIÓN Y ALCANCE, EJECUCIÓN Y VALENTÍA.

A continuación se reproduce la fantástica entrevista a Nico Goulet, fundador y socio-director de Adara Venture Partners realizada por Emprendia, en la que analiza el estado del venture capital en España y en EEUU (Silicon Valley), los aspectos fundamentales para apostar por una empresa y cómo ve al emprendedor español, entre otras cosas.

Adara Venture Partners es una firma española de venture capital (capital riesgo que invierte en las etapas iniciales de una startup) fundada en 2005 que gestiona fondos para invertir en empresas TIC como AlienVault, OpenBravo o Ring2. Varias de ellas (ADD, Elastix o Eyesquad) han sido vendidas a compañías de Silicon Vallley.

– ¿Qué características debe tener un proyecto para que sea apoyado por Adara VP?

– Nosotros vemos proyectos pero para nosotros lo más importante es el equipo emprendedor. En ese sentido, solemos mirar tres elementos: el primero es la visión del emprendedor, que tenga un alcance muy amplio y el potencial de convertirse en algo grande tanto desde el punto de vista de la empresa como del impacto que puede tener sobre hábitos de uso o sobre la forma de hacer las cosas en cierto sector. Ha de tener una visión muy potente. El segundo punto es que el emprendedor tenga una capacidad de ejecución muy desarrollada, que sean buenos gestores y que tengan capacidades técnicas, de gestión y de liderazgo. Y el punto tercero y el más importante, que tengan valentía con respecto al riesgo que acarrea un ejercicio emprendedor de ese tipo. La mayoría de las empresas con las que trabajamos tienen un altísimo nivel de riesgo, la mitad de ellas acaban fracasando, por eso es muy importante que tengan la capacidad de variar planteamientos y sobreponerse al fracaso. Requiere una valentía importante a la hora de afrontar los riesgos implícitos en la emprendeduría. Esos son los tres componentes que buscamos: visión y alcance, ejecución y valentía.

– ¿Cuáles diría que son los problemas que tiene el emprendedor medio español?

– El elemento más común que nos echa atrás está relacionado con la apreciación del riesgo. En España hay emprendedores con mucha visión, proponen soluciones innovadores y originales, que tienen mucho alcance, son buenos gestores, buenos técnicamente, pero donde hay problemas es en entender bien la noción de riesgo, riesgo-retorno y la noción de experimentación. En España la cultura en general no promueve el fracaso como un paso hacia el éxito, sino que estigmatiza el fracaso y eso hace que los emprendedores sean bastante conservadores, poco agresivos en la forma de pensar lo que pueden hacer y también poco dados a tomar riesgos para conserguir cosas grandes. Ese miedo al fracaso condiciona mucho y es uno de los elementos que nos echa para atrás. 

– ¿Hasta dónde llega su papel con respecto a las empresas en las que invierten? ¿Colaboran en su desarrollo?

– Nosotros ante todo somos inversores, con lo cual confiamos en la gestión del emprendedor al que estamos apoyando. Nuestra primera aportación es monetaria, no buscamos reemplazar de ninguna forma al emprendedor. Pero muchas veces estamos en el Consejo y ahí participamos en toda la parte de gestión y del gobierno de la compañía, en decisiónes estratégicas amplias, por ejemplo, cuando hay que internacionalizar o crear otras líneas de actividad. Luego hay una serie de áreas donde participamos más activamente porque tenemos experiencia, como puede ser las transiciones de personas o en la financiación, ayudando a conseguir inversores nuevos. Tenemos varias compañías que han atraído fondos extranjeros. Somos capaces de tener una interlocución con esos fondos y ayudar al emprendedor a entender cómo debe negociar, cuáles pueden ser los mejores compañeros de viaje y además proporcionarle un cierto aval cuando esté en discusión con esos fondos. Y obviamente un tercer elemento está relacionado con la salida, la negociación con la venta de la compañía es muy importante para nosotros y obviamente también para el emprendedor. Nosotros no queremos sustituír en ningún caso al emprendedor, queremos complementar sus capacidades en aquellas áreas donde tenemos un conocimiento basado en la experiencia.

– ¿Cuál es su objetivo: desarrollar la empresa o venderla a terceros?

– Nuestro modelo de negocio está basado en comprar una participación en una compañía y venderla. Así funciona y si no somos capaces de realizar ese objetivo en un número suficiente de compañías de nuestra cartera no sobreviviremos. Nosotros tenemos un ánimo de retornos para nuestros inversores. Son fondos de pensiones, bancos, family office, etc. Eso únicamente se consigue si la compañía tiene un desarrollo suficiente. Entonces debemos medir cuánto dejamos desarrollar a la compañía, y cuánto la compañía puede desarrollarse contra las opciones que hay de vender en un momento dado. La mayoría de las veces no nos toca decidir cuándo sino que la compañía se vende cuando está madura y tiene compradores interesados, con lo cual, la noción de que decidamos nosotros venderla o no es bastante académica. Suele ser que cuando la compañía llega a un momento en que es atractiva, se vende. Lo que sí hacemos es asegurarnos desde el principio con el emprendedor de que el objetivo es hacer crecer la compañía para venderla. Entonces si el emprendedor no quiere no tiene sentido que involucre a una firma de capital riesgo. No podemos tomar posiciones perennes, tienen que ser temporales por definición.

– ¿Cuáles son los sectores en los que más trabajáis?

– Nosotros trabajamos en los sectores de la llamada ‘empresa digital’, es decir, empresas de TIC cuyos clientes son empresas: software, semiconductores… No trabajamos temas de Internet, de consumidor final, redes sociales, sites de comercio electrónico, etc.

¿Cómo cree que está la situación actual del ‘venture capital’ en España?

– Nuestra opinión es que es un momento positivo. España tiene una oportunidad porque tiene muchos recursos de innovación, hay ingenieros buenos con ideas y compañías muy buenas, con potención y con visión, que se pueden internacionalizar y globalizar. El coste de estos recursos es bajo comparado con otras geografías, como puede ser Silicon Valley. Además la tesitura actual de España hace que el coste de la innovación, que se traduce en sueldos de ingenieros, se va a mantener bajo en términos relativos. Para que te hagas una idea, aquí el coste de un ingeniero comparado con Silicon Valley es aproximadamente una cuarta o una quinta parte.

– ¿Y cuáles cree que son las carencias del sistema español de capital riesgo?

– El mayor reto que ha tenido siempre el sistema español es la captación de fondos y la existencia de un flujo continuo desde los inversores institucionales, que se puede entender como los fondos de pensiones, hacia los fondos de capital riesgo. En paises como EEUU hay una asignación de recursos desde los fondos de pensiones, las compañías de seguros, todos los actores que necesitan tener un ‘asset allocation’, que es la asignación de recursos con algunos activos de muy largo plazo, como es el caso del venture capital. Y esto en España no está muy difundido: las compañías de seguros invierten muy poco porque la legislación no es muy favorable y los fondos de pensiones son muy reacios (tradicionalmente se han ceñido a otros tipos de activos). En general no hay una cultura de diversificación del riesgo con este tipo de activo, con lo cual es bastante difícil para las gestoras como nosotros levantar el capital. Eso cambiará a medida que los fondos vayan dando buenos resultados y la percepción de las gestoras y de los fondos mejore entre esos inversores institucionales.

– Hay emprendedores que dicen que en España no hay inversores preparados para las TIC y que son muy conservadores en sus inversiones, ¿qué opina?

– Obviamente cada uno puede tener su opinión, pero nosotros nos remitimos a la experiencia y hay compañías que han tenido éxito, se han internacionalizado y se han desarrollado bien. Hay capital riesgo, no es tan común como en EEUU, pero hay firmas e inversión. Otra cosa es que la inversión es muy selectiva y no todo el mundo va a conseguirla. En EEUU un proyecto de cada diez consigue inversión de un ‘business angel’ y de esos a su vez uno de cinco la recibe de un fondo consolidado, por lo tanto estamos hablando de uno de cada 50. Este es un proceso muy selectivo, muy darwiniano, y siempre hay muchos proyectos que se quedan fuera. Es la definición del sistema. Ahora, en España podría haber el doble o el triple de dinero dedicado a venture sin que hubiera una sobreoferta.

– ¿Qué le parecen algunas experiencias que ha habido de capital riesgo público-privado como Neotec?

– Neotec ha sido una experiencia positiva. De hecho tenemos una co-inversión con Neotec, y el BEI (Banco Europeo de Inversiones) es un inversor nuestro importante. Al final ese dinero acaba en las compañías, es positivo. Además Neotec es un 66% público y 33% privado, y ahí hay dinero de Telefónica y Endesa que entra en las compañías. En todos los ecosistemas que han tenido éxito en el pasado se han beneficiado de este tipo de iniciativas. En Estados Unidos el SBIC (Small Business Investment Company) era el equivalente de Neotec en los 60 y 70, fue uno de los factores importantes en la creación de empresas.

– Varias empresa participadas por ustedes fueron vendidas a Silicon Valley. ¿Cree que una empresa TIC española o europea puede triunfar sin necesidad de ir a California?

– Depende mucho del sector en el que esté. Hay compañías españolas, como BuyVip, que ha triunfado sin ir allí. Luego la compró Amazon, pero triunfó antes aquí. Lo cierto es que en las áreas en las que nosotros nos movemos los grandes operadores suelen estar en Silicon Valley, con lo cual, nuestra estrategia es llevar a nuestras compañías allí. Pero eso no significa abandonar su esencia en España. Un ejemplo claro es AlienVault, una compañía que está en nuestra cartera, fue fundada en España, tiene su sede de gestión en SV y ha recibido inversión de tres de los grandes fondos americanos ya, entre ellos Kleiner Perkins que es probablemente el mejor fondo de ‘venture’ de EEUU. Y es una compañía donde el 75% del empleo está en España, y mucha de esa inversión ha revertido aquí. Pero luego hay muchas compañías que han tenido éxito sin tener que irse para allá, depende de dónde esté su mercado.

Insisto en que hay una oportunidad grande en España, creo que los españoles no deben tener ningún complejo con respecto a sus homólogos americanos. Necesitan creer y tomar los riesgos que son implícitos en la actividad pero desde luego aquí se crean empresas que logran crear valor y si logran vender fuera y tener un recorrido. Hay que sobreponerse al estigma que supone tomar riesgos en España. 

Descarga el informe El Venture Capital en España 2012, con las cifras el detalle de 311 operaciones de venture capital. También Informe VC 2011.