SEGUIMIENTO DE PARTICIPADAS: ONO.

Casi un año después de la adquisición del cableoperador ONO por parte de las entidades de capital riesgo JPMorgan Partners, Providence Equity Partners, Quadrangle Group LLC y Thomas H. Lee Partners, los ejecutivos de la firma han marcado las vías para obtener su rentabilidad esperada en 2010.

En primer lugar, la compañía de comunicación y entretenimiento por banda ancha pretende recortar costes en cerca de 120 millones. Parte de esta cantidad vendrá del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 785 personas y al cual se han presentado 200 voluntarios.

Para ello se prescindirá de aquellos negocios que ya no son prioritarios en la nueva estrategia de la compañía. Su principal producto comercial es el llamado Triple Play, que ofrece en un mismo paquete de telefonía, Internet y televisión, con el que pretende competir con Telefónica, Jazztel y Wanadoo. El grupo quiere desarrollar una plataforma de contenidos, ya sea mediante la adquisición de productoras externas como la creación de programas elaborados internamente.

Otra alternativa de negocio podría ser la telefonía móvil virtual. ONO posee una licencia desde principios de junio, pero todavía no tiene clara la viabilidad del negocio.