31/05/2010 
Nota prensa

LA SRP CONCEDE UN PRÉSTAMO PARTICIPATIVO DE €550.000 A ALUSÍN TECNOLOGÍA S.L.

El Consejo de Administración de la Sociedad Regional de Promoción del Principado de Asturias S.A. (SRP) ha aprobado conceder un préstamo participativo de 550.000 euros a la empresa Alusín Tecnología S.L. 

Alusín Tecnología S.L. nace en 2009 como una spin-off de carácter tecnológico de la empresa Asistencia Aluminio Industrial S.L. (Alusín) -creada en 1994 y dedicada al suministro y fabricación de toda clase de productos en aluminio para edificación y para uso industrial- con el fin de desarrollar y explotar una nueva técnica de unión denominada soldadura por fricción. La inversión para desarrollar este proyecto asciende a 1,9 millones de euros en el periodo 2010-2014 y se prevé la creación de nueve puestos de trabajo. 

La principal novedad de esta tecnología es que permite unir combinaciones de metales que no se consideran normalmente compatibles, como aluminio-acero, cobre-aluminio, titanio-cobre y aleaciones de níquel-acero. Esto supone, entre otras ventajas, un ahorro significativo a la hora de diseñar y utilizar piezas bimetálicas donde uno de los materiales sea muy costoso, pues es posible utilizar éste sólo donde se requiera. 

Para la puesta en marcha de esta empresa, Alusín lleva años estudiando e investigando la aplicación concreta del proceso en el mercado electrolítico, en colaboración con uno de sus principales clientes, AZSA. Con esta experiencia y el grado de desarrollo tecnológico alcanzado, la nueva compañía ofrecerá un servicio industrial a este sector y continuará realizando labores de I+D de cara a buscar nuevas aplicaciones de la soldadura por fricción. 

El servicio prestado por Alusín Tecnología será pionero en España, al convertirse en la primera empresa que ofertará servicios de subcontratación de soldadura por fricción a terceros (las firmas que utilizan esta tecnología actualmente lo hacen en el ámbito interno). 

La tecnología de soldadura por fricción, desarrollada por The Welding Institute (Cambridge), surgió como respuesta a la dificultad para conseguir soldaduras con alta resistencia a la fatiga y a la fractura en aleaciones de aluminio utilizadas en la industria aeroespacial. A medida que avanzaba de desarrollo de esta tecnología, se han abierto nuevas líneas de investigación acerca de su aplicación a la soldadura de otros materiales. Es razonable pensar que a corto plazo se generalice la implantación de procesos de soldadura por fricción a nivel industrial, teniendo en cuenta las ventajas que aporta frente a los métodos de soldadura tradicionales. En España es una tecnología aún poco arraigada industrialmente, aunque ya se está empleando en sectores como el aeroespacial, aeronaútico, defensa, automoción, nuclear y transporte, entre otros.