25/11/2021

Nota de prensa

LAS EMPRESAS SOCIALES EN ESPAÑA, CLAVES PARA LA RECONSTRUCCIÓN ECONÓMICA, SEGÚN UN ESTUDIO DE ESADE.

European Social Enterprise Monitor 2020-21: La empresa social en España

  • El informe sobre España del “European Social Enterprise Monitor”, elaborado por Esade Center for Social Impact, pone de manifiesto que las empresas sociales españolas son fundamentales para la inserción sociolaboral y están cada vez más orientadas a la medición y el impacto
  •  Enlaces a la edición internacional del informe y al informe sobre España

Jueves, 25 de noviembre de 2021 – “A pesar de los desafíos afrontados, la crisis de la COVID-19 también ha supuesto una oportunidad para las empresas sociales en España: el 78% de éstas tuvieron éxito a la hora de ayudar durante la crisis de la COVID-19 —el 71% de ellas desarrollaron nuevas ofertas, el 51% evolucionaron a ofertas digitales, el 31% ayudaron a otras empresas y emprendedores sociales, y el 22% atendieron a un nuevo grupo objetivo—”. Es una de las conclusiones del informe sobre España del “European Social Enterprise Monitor (ESEM) 2020-2021”, un estudio elaborado por el Esade Center for Social Impact y en el que han participado 106 empresas sociales en España, y que ha sido presentado hoy en el marco del congreso Impact Forum organizado por Ship2B.

“Los datos de este informe reflejan la capacidad del tejido empresarial social para adaptarse a las nuevas condiciones y contribuir así a una economía resiliente e innovadora, que apuesta por una sociedad mejor”, ha destacado Guillermo Casasnovas, colaborador del Esade Center for Social Impact, y co-autor del estudio. “Las empresas sociales en España están integradas en el sector social, son claves para la inserción laboral de determinados colectivos, y cada vez más orientadas a la medición y a la gestión del impacto social”. El emprendimiento social en España es más importante que nunca ya que, en un momento como el actual de reconstrucción económica, “su labor favorece tanto la eficacia de las prácticas empresariales como la creación de valor para la sociedad”, ha añadido Casasnovas. Sin embargo, muchas de ellas son todavía demasiado dependientes de la financiación pública, “por lo que estudios como este son claves para impulsar y construir un ecosistema de apoyo, además de favorecer la implementación de políticas basadas en la evidencia y en las necesidades específicas de las empresas sociales”.

Necesidad de visibilidad y apoyo

Entre sus conclusiones, el informe sobre España del “European Social Enterprise Monitor (ESEM) 2020-2021” pone de manifiesto la necesidad de visibilizar y construir un ecosistema de apoyo al emprendimiento social en España. Prueba de esta afirmación es que ante la pregunta acerca de las barreras que se encuentran los emprendedores sociales, las empresas destacan la escasez de financiación y un apoyo público insuficiente. En relación a este primer punto, el estudio constata que la financiación de riesgo a través de plataformas de crowdfunding, de aceleradoras, business angels o inversores de impacto todavía es residual en el sector, circunstancia que limita la capacidad de las empresas sociales de crecer en las etapas iniciales. En cuanto al apoyo público, el 53% lo considera bajo, muy bajo o inexistente. Además, muchas empresas sociales echan en falta una forma jurídica específica y una red de apoyo más consolidada.

Pese a ello, los autores del informe también observan motivos muy positivos, desde la implicación de muchas empresas sociales para paliar los efectos de la pandemia —el 78% de las consultadas afirma que su organización ayudó durante la crisis— hasta la solidez financiera de la mayoría de las organizaciones —un 37% tiene planificación hasta 10-12 meses— o la previsión del 42% de las empresas de contratar a más personal el próximo año.

Un enfoque claro al impacto social

En relación a los modelos de negocio, la tradición social de estas empresas se hace también patente en la distribución de sus beneficios, ya que un 80% de las consultadas reinvierte sus beneficios exclusiva o mayoritariamente a propósitos sociales, mientras que un 6% los destina mayoritaria o exclusivamente a fines privados.

También se observa esta tendencia en la importancia que estas compañías dan a la medición de su impacto en la sociedad, práctica que realiza el 75% de las estudiadas, Además, las empresas sociales del estudio cubren una gran variedad de tipos de impacto —encabezados por la reducción de las desigualdades (71%)y el trabajo decente y crecimiento económico (69%)— y de grupos beneficiarios —mayoritariamente grupos de personas desfavorecidas— , y casi todas tienen en cuenta los criterios de responsabilidad social (82%) y medioambiental (76%) al contratar productos y servicios con sus proveedores.

En este apartado, el Esade Center for Social Impact destaca cómo la empresa social puede servir de referencia de inclusión y la diversidad para otras organizaciones, pues cuentan con más mujeres en sus puestos directivos —56% en consejo o patronato, 64% en equipo de dirección y 65% en plantilla—  y más de la mitad emplean a personal en riesgo de exclusión, por diferentes motivos, como diferentes orígenes étnicos, que emplea un 67% de las empresas encuestadas o religiosos (61%), o con capacidades diferentes (56%).

El legado del sector social tradicional

A diferencia de las empresas sociales europeas, muchas de las españolas tienen un marcado origen en el sector social tradicional español. Esta circunstancia se ve reflejada en los 15 años de edad media de las empresas sociales españolas estudiadas. De hecho, más del 40% de las organizaciones encuestadas fueron fundadas antes del año 2000, cuando en España todavía no se utilizaba el concepto de empresa social.  El informe también se observa un alto porcentaje de empresas que adoptan formas jurídicas sin ánimo de lucro, como asociaciones o fundaciones (28% en cada caso), mientras que solo el 25% son sociedades limitadas.

Otro elemento interesante, según los autores, es el carácter innovador de las empresas sociales. Sin embargo, aunque el 92% afirma que ser innovador solo el 9% lo es en tecnología, mientras que las demás innovan a través de sus productos o servicios (56%), su modelo de impacto (48%), su modelo de negocio (46%) o sus procesos (28%).

Acerca de Esade y Esade Alumni

Fundada en 1958, Esade es una institución académica global, con campus en Barcelona y Madrid, y presente en todo el mundo a través de acuerdos de colaboración con 185 universidades y escuelas de negocios. Cada año, más de 11.000 alumnos participan en sus cursos, en las tres áreas formativas: Business School, Law School y Executive Education. Esade Alumni, la asociación de antiguos alumnos de Esade, cuenta con más de 65.000 antiguos alumnos y dispone de una red internacional de 72 chapters, con alumni de hasta 126 nacionalidades, presentes en más de cien países. Esade participa también en el parque de innovación empresarial Esade Creapolis, un ecosistema pionero que tiene como objetivo inspirar, facilitar y acelerar los procesos de innovación de las empresas que participan en el. De vocación internacional, Esade ocupa destacadas posiciones en los principales rankings mundiales de escuelas de negocios como Financial Times, QS, Bloomberg Businessweek o América Economía. Esade es miembro de la Universidad Ramon Llull. www.esade.edu

Nuevos informes y series de datos: El Capital riesgo Informal en España 2021 / Informe de Impacto Económico y Social del Capital Privado en las operaciones de Middle Market en España. 2018 (ASCRI) / Informe de Impacto Económico y Social de los préstamos otorgados por Enisa

Otros informes destacados: Madurez del Venture Capital en España.  (English version)/ Financiación de startups de Energía en España / El tiempo de las desinversiones en Private Equity en España (English version)

Webcapitalriesgo.com está patrocinada por Quantum Capital Partners 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario