EL SECTOR ASEGURADOR ESTUDIA DESTINAR FONDOS AL CAPITAL RIESGO.

El capital riesgo figura como una de las alternativas de inversión que está estudiando La Dirección General de Seguros (DGS) para poner en funcionamiento una parte de los 122.370 millones de euros de las provisiones técnicas que mantienen las aseguradoras para hacer frente a los contratos de seguros. Otros destinos de esa ingente bolsa de recursos serían los derivados de crédito o productos financieros cuyo activo subyacente sea la inflación o el petróleo.

Para valorar las diferentes alternativas de inversión, la DGS ha creado un grupo de trabajo que intentará sacar provecho a las posibilidades del nuevo reglamento de fondos de pensiones o fondos de inversión.

La legislación actual permite la inversión en activos financieros estructurados de renta fija, participaciones en instituciones de inversión colectiva, fondos de titulización de activos, activos y derechos del mercado hipotecario, entre otros.

Según Rafael Lozano, director general de seguros, no todas las entidades podrán acceder al nuevo marco de inversión y, las que lo hagan, deberán llevar a cabo una gestión prudente.