22/03/2012
Nota de Prensa

LAS FIRMAS DE CAPITAL RIESGO PRESIONADAS PARA INVERTIR EN 2012 POR LA GRAN BOLSA DE RECURSOS EXISTENTE.

Las firmas de Capital Riesgo se encuentran en una carrera contra reloj para realizar operaciones durante 2012 ya que disponen de grandes sumas de recursos pendientes de inversión que corresponden a fondos cuyos periodos de inversión están cerca de finalizar, pero encontrarán dificultades, según Bain & Company, una de las principales consultoras del mundo en el sector del Capital Riesgo. 

Según el informe elaborado por esta consultora, las incertidumbres en las perspectivas económicas y la volatilidad de los mercados de renta variable, provocarán dificultades en la firma de acuerdos económicos entre compradores y vendedores. Bain estima que las condiciones del mercado de deuda son menos favorables a principios de este año de lo que lo eran en 2011. En este sentido, una de las principales preocupaciones es que la oferta de deuda sea capaz de cubrir la demanda de ésta, incluso si aumentan el número de operaciones, aunque, según los autores de estudio, lo más probable es que los mercados de crédito le sigan dando cabida, ya que la búsqueda de rendimientos en un entorno de bajos tipos de interés, seguirá atrayendo un mayor número de inversores.

Sumado a la presión por cerrar operaciones, está el hecho de que una parte considerable de los recursos pendientes de inversión destinados a buy-outs (el 48% del total) pertenece a fondos levantados durante las épocas de bonanza de 2007 y 2008. A no ser que el capital se invierta antes de que acabe 2013, los gestores tendrán que liberar a los inversores de sus compromisos, renunciando a las comisiones de gestión y retornos que pudieran generarse, afirma el informe.

Invertir estos recursos puede además crear una situación en la que haya demasiado capital en busca de las pocas oportunidades de inversión disponibles durante 2012, ya que las firmas de Capital Riesgo que gestionan los fondos “antiguos” estarán compitiendo con otras firmas con fondos levantados más recientemente. De hecho, si la actividad de buy-out se mantiene en los modestos niveles alcanzados durante 2010 y 2011, los recursos pendientes de inversión de los años 2007 y 2008 tendrían capacidad de alimentar al mercado por unos 1,8 años. Está presión se hará más palpable si cabe en Europa Occidental, donde existe aún un mayor número de recursos a “punto de caducar”.

Sin embargo, no se debe pensar en un incremento de las desinversiones en 2012, dice Bain. La debilidad persiste en todos los canales de desinversión y muchas compañías en las carteras de los fondos de capital riesgo “no están en venta” al tener valoraciones por debajo de los objetivos que los gestores se marcaron para conseguir sus retornos.

Los crecientes mercados emergentes continúan atrayendo a inversores y gestores, pero muchos de ellos se encontrarán con el reto de poder alcanzar sus elevadas expectativas. Los inversores están cautivados por la robustez del crecimiento de los mercados emergentes y continúan inyectando dinero en estas regiones, pero a fecha de hoy, el tan esperado potencial no se ha materializado en la medida en que los inversores estaban esperando, concluye el informe. El principal factor que influye en la habilidad que tiene la economía para absorber los fondos de capital riesgo es el número de grandes empresas que están disponibles para ser adquiridas. Con tantos mercados emergentes que no cumplen este requisito, los recursos pendientes de inversión continúan acumulándose. Desde la perspectiva de los inversores de capital riesgo, el Sudeste Asiático es una de las regiones más atractivas por diversas razones. Se trata de un mercado relativamente bien surtido de empresas grandes, particularmente en Singapur, Malasia y, en menor medida, Indonesia. Al contrario que China e India, donde los fondos de Capital Riesgo han sido capaces de adquirir paquetes minoritarios en compañías pequeñas o se han limitado a hacer inversiones en compañías cotizadas, el Sudeste Asiático ha sido tradicionalmente un mercado de operaciones de buy-out, ofreciendo a los gestores mayores oportunidades para crear valor. 

La captación de fondos no se recuperará en 2012. La disminución en la actividad de desinversión está dejando a los inversores atrapados a la hora de cumplir compromisos de capital adquiridos y la volatilidad de los mercados de renta variable está presionándoles en sus decisiones de distribución de activos y los límites destinados a Capital Riesgo. Mientras tanto, un exceso de fondos en busca de capital podría forzar a los gestores a bajar sus expectativas o a arriesgarse a no cumplirlas. A pesar de la enorme cantidad de recursos pendientes de inversión que acumulan y de las deterioradas condiciones para levantar fondos de 2012, las firmas de Capital Riesgo esperan conseguir 2,8 veces más de capital en todo el mundo durante este año de lo que consiguieron levantar en todo 2011.

Desde la perspectiva inversora, hay consenso sobre que el mercado inmobiliario de Estados Unidos ha tocado fondo, atrayendo la atención de los gestores hacia el sector de la construcción y sus materiales. En este segmento, el factor tiempo y la situación geográfica son críticos. Las firmas de Capital Riesgo son cautelosas a la hora de comprender en qué parte del ciclo de construcción se encuentran los productos que fabrican las compañías en las que están estudiando invertir. Por ejemplo, en la construcción comercial, donde se puede llegar a tardar hasta 18 meses en levantar un edificio, quieren ser capaces de moverse rápidamente para adquirir fabricantes de los materiales de construcción que se emplean en la primera parte del ciclo. En Europa, las firmas de Capital Riego también siguen los ciclos de negocio, y dirigen su búsqueda a cualquier empresa dentro del sector industrial, desde la automoción a los productos químicos, donde pueden ser capaces de comprar a bajos precios en relación con las recientes valoraciones máximas.

En el sector sanitario de Estados Unidos, las firmas de Capital Riesgo buscan oportunidades en un mercado que se está reestructurando debido a la reciente legislación y los esfuerzos por contener el gasto. Las empresas que ofrecen servicios de gestión y servicios tecnológicos son áreas prometedoras que están atrayendo la atención del Capital Riesgo. Los fondos de Capital Riesgo también están buscando capitalizar la creciente tendencia de clínicas de pequeño formato y especializadas, las cuales son capaces de proveer con servicios de una manera rápida, efectiva y de altos estándares de cuidados a los pacientes. En Europa, los proveedores de sanidad están atrayendo mucho interés debido a los recortes presupuestarios que los Gobiernos están realizando, los cuales están abriendo nuevas oportunidades a los proveedores externos que pueden cubrir las carencias de una forma más efectiva. La industria de la tecnología médica también está atrayendo el interés de los inversores tanto en Estados Unidos como en Europa, donde los inversores están cambiando a medida que los productores de tecnología médica están enfrentándose a presiones por los precios debido a los recortes presupuestarios en hospitales y el rápido crecimiento de las nuevas tecnologías.

De acuerdo con el informe, los ingredientes para los “market beta” (fuerte crecimiento del PIB, expansión de múltiplos y abundante deuda), se han terminado y no volverán en un futuro inmediato. El enfoque ahora de los gestores e inversores tiene que ser en generar “alpha” para obtener rendimientos por encima del mercado, impulsando el crecimiento de las compañías en sus carteras. Para los gestores, esto se traduce en perfeccionar nuevas disciplinas para vetar operaciones, añadir capacidades de organización para acelerar el crecimiento y crear un modelo repetible que sea capaz de generar valor. Para los inversores, el reto estará en identificar a los gestores que puedan ofrecer “alpha” en el futuro. Necesitarán mirar más allá del comportamiento histórico en vista de la reciente evidencia de que la persistencia del comportamiento superior podría estar desvaneciéndose. 

Link para acceder al informe completo.